Newtral


Bougainville vota en un referéndum su independencia de Papúa Nueva Guinea
Siguiente

Bougainville vota en un referéndum su independencia de Papúa Nueva Guinea

La región autónoma perteneciente a Papúa Nueva Guinea decide entre una mayor autonomía o separarse del país oceánico y convertirse en el Estado más joven del mundo

Bougainville Referendum Commission (BRC)

Los habitantes de la región autónoma de Bougainville comenzaron el pasado sábado a votar en una consulta histórica para la pequeña isla perteneciente a Papúa Nueva Guinea. Más de 200.000 personas están llamadas a participar en una consulta que durará hasta el 7 de diciembre para decidir el destino de este archipiélago del Océano Pacífico. En la papeleta figuran dos opciones: lograr una mayor autonomía de Papúa Nueva Guinea o separarse de la excolonia australiana y constituir su propio Estado. En unas semanas, Bougainville podría convertirse en el país más joven del mundo.

Lo más importante

Las 206.000 personas que viven en la pequeña isla del mar de Salomón acuden a las urnas durante dos semanas. La extensión del período electoral se debe a que algunas de las comunidades de Bougainville se encuentran aisladas y a que algunas personas viven en ínsulas vecinas muy pequeñas. También se han habilitado algunas de las 800 urnas de plástico en las Islas Salomón y en Australia, lugares donde residen unas 12.000 personas originarias de Bougainville.

Alrededor de 250 observadores locales e internacionales siguen de cerca el desarrollo de una votación no vinculante en la que también se han acreditado 650 apoderados de los dos Gobiernos. La Comisión del Referéndum anunció que no hará público ningún resultado hasta que haya terminado el escrutinio, que espera poder cerrar antes del 20 de diciembre.

El presidente de la región autónoma, John Momis, fue el primero en votar en uno de los colegios de Buka, la capital. El líder del Gobierno local agradeció los esfuerzos realizados tanto en Papúa como en Bougainville para alcanzar un resultado “democrático y aceptable para ambas partes”. “Espero que mi voto contribuya al esfuerzo colectivo de la gente de Bougainville para alcanzar el objetivo de este largo proceso, que ha sido un esfuerzo conjunto entre el Gobierno nacional y el Gobierno de Bougainville para lograr una buena salida negociada”, expresó Momis en una declaración publicada en la página de Facebook de su Gobierno.

¿Cuál es el contexto?

Bougainville forma parte de una región autónoma de Papúa Nueva Guinea junto con la isla de Buka y varios atolones. Sus habitantes gozan de cierta autonomía, pero las diferencias culturales e históricas con Papúa han sentando las condiciones para el nacimiento de un fuerte movimiento independentista que cuenta con el apoyo de la mayoría de la población.

La votación se ha estado planificando desde hace 20 años. En 2001, como parte del Acuerdo de Paz de Bougainville que puso fin a una sangrienta guerra civil que duró una década, el Gobierno de Papúa Nueva Guinea prometió a la pequeña isla del mar de Salomón que algún día se celebraría una votación para decidir su futuro. El movimiento por la independencia de Bougainville existe desde los años 1960 y se intensificó cuando Papúa Nueva Guinea se descolonizó de Australia en 1975.

La reclamación por la independencia de la región autónoma estalló en 1989, cuando los propietarios indígenas de las tierras ocupadas por la mina de cobre de Panguna, operada por una subsidiaria del grupo empresarial anglo-australiano Rio Tinto, se alzaron en armas por discrepancias con la distribución de beneficios y por su impacto ambiental. Papúa Nueva Guinea desplegó su policía y sus fuerzas armadas en la isla, que en ese momento contaba con 200.000 habitantes.

El Ejército papú intervino en defensa de los intereses de la minera, lo que inició un conflicto que causó 20.000 muertos, cerca del 10% de la población de Bougainville, y desplazó a cerca de 15.000 personas adicionales a campos de refugiados y a las Islas Salomón, el territorio más cercano.

En el corazón de la isla principal de Bougainville se encuentra uno de los yacimientos más ricos de oro y cobre del Pacífico. Valoradas en 58.000 millones de dólares, las reservas de Panguna, la mina que encendió el conflicto armado, llegó a suponer el 40% del PIB de Papúa Nueva Guinea y alcanzó a proveer el 45% de sus ingresos de exportaciones en los años siguientes a su apertura en 1972.

La reserva permanece inactiva desde el inicio del conflicto. En 2016, Rio Tinto dejó de ser accionista mayoritario de Panguna y varias mineras han mostrado interés en reanudar la explotación del yacimiento. China tiene puesta la mira en la mina y ofrece ayuda financiera a la región para infraestructuras y extracción de recursos. El Gobierno autónomo, sin embargo, ha aplazado la cuestión de la reactivación de Panguna hasta después del referéndum.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El Instituto Lowy australiano anticipa que la opción de la independencia alcanzará el 75% de los apoyos, en virtud de la fuerte identidad étnica en la región, la animosidad heredada por el conflicto civil y el actual fracaso del modelo autonómico, que mantiene en manos del Gobierno central la decisión sobre el grueso del presupuesto.

Pero la consulta no es vinculante. De imponerse el sí, la independencia de la región quedará supeditada a una negociación entre el Gobierno autónomo y el de Papúa Nueva Guinea. La decisión final de aceptar o rechazar el acuerdo quedará en manos del Parlamento papú, que tendrá que someter a votación la posible independencia. En definitiva, aunque la inmensa mayoría de los habitantes de Bougainville se pronuncie a favor de constituirse como Estado propio, la última palabra la tendrá Papúa Nueva Guinea.

El investigador de la Universidad de Queensland, Volker Boege, ha viajado a Bougainville con regularidad durante años como parte de un equipo de diálogo sobre el acuerdo de paz y el referéndum, ha advertido que el proceso podría llevar años. El Gobierno de Papúa Nueva Guinea podría alargar todo el proceso, por su disconformidad a perder parte de su territorio y por el peligro de sentar un precedente para otras provincias con aspiraciones de independencia. Podría pasar una década antes de que Bougainville se establezca como Estado independiente.

Por último, pero no menos importante, en mayo de 2019 se produjo un cambio de Gobierno en Papúa Nueva Guinea. El exministro James Marape, considerado más abierto a una posible independencia de Bougainville, sucedió al primer ministro desde 2012, Peter O’Neill.

#Fact

Bougainville se encuentra a 640 kilómetros de las Islas Salomón hacia el este, pero es una provincia de Papúa Nueva Guinea, ubicada a 1.200 kilómetros al oeste. Nombrada así después de una exploración francesa, se convirtió en una colonia alemana en 1885. Al estallar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), las tropas australianas ocuparon la isla junto con las posesiones alemanas de Papúa Nueva Guinea. Bougainville se mantuvo bajo la Administración australiana durante 60 años hasta la descolonización papú de 1975.

De proclamar su independencia y constituir su propio Estado, la isla relevaría a Sudán del Sur como el país más joven del mundo. En enero de 2011, el país africano celebró un referéndum de independencia de Sudán como parte del Acuerdo de Naivasha de 2005 entre el Gobierno central de Jartum y el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán. El 9 de julio de ese mismo año, seis meses después de la consulta, Sudán del Sur proclamó pacíficamente su independencia.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente