Newtral
Así se llevan a cabo los distintos tipos de referéndum en España
Siguiente

Así se llevan a cabo los distintos tipos de referéndum en España

¿Cómo puede articular el Gobierno el acuerdo con ERC sobre las consultas populares según la Constitución? Repasamos el camino legal para hacer un referéndum, las diferencias entre ellos y cuántos se han convocado

Foto: Shutterstock

El pacto ERC-PSOE ha abierto nuevas vías de consulta para la cuestión catalana: sus ciudadanos deberán ratificar en las urnas los acuerdos entre la Generalitat y el Gobierno central. El documento, firmado por ambos partidos, cierra con esta especificación: “Las medidas en que materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídicopolítico”.

Pero, ¿a qué se refieren con ‘consulta’? ¿Qué pasos se han de seguir para hacerla en España? y, más específicamente, ¿qué texto legal vehiculará esta ‘consulta ciudadana’ a la que hacen referencia en el pacto ERC-PSOE? Antes de dar respuesta a estas preguntas, un dato a tener en cuenta: el referéndum es el único tipo de consulta popular que recoge la Constitución Española, explica a Newtral.es Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla y exletrado del Tribunal Constitucional.

El referéndum es el único tipo de consulta popular que recoge la Constitución Española

Ni la Carta Magna española, ni ningún otro texto legal nacional recoge la diferencia entre ‘consulta’ y ‘referéndum’ en sus artículos. Incluso el Tribunal Constitucional (TC) se ha pronunciado al respecto para decir que lo que la ley de consultas populares de Cataluña, de 2010, entiende precisamente como ‘consulta popular’ es, en la práctica, un referéndum.

Las diferencias entre consulta y referéndum

El párrafo que hace referencia a las consultas ciudadanas de ERC y PSOE está “hábilmente redactado” para Ignacio Villaverde, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo. Según él, la cuestión radica en “distinguir una ‘consulta popular’ de un ‘referéndum’.

“La Generalitat dice que no convoca un referéndum, sino una consulta popular ¿Qué dijo el TC sobre esto? Que la diferencia entre ambas es estrictamente técnica. Es referéndum toda consulta en la que se convoque a las personas a participar con el censo electoral. Y si además lo hacen para pronunciarse sobre una cuestión política a la que se va a dotar de relevancia jurídica, eso es un referéndum. Por eso lo anularon”, explica. Otras modalidades de consultas no referendarias son las encuestas, las audiencias públicas o los fórums de participación, por ejemplo.

La CE deja claro que si una institución pública quiere preguntar a la ciudadanía cuestiones políticas a través de una consulta referendaria, sólo podrá hacerlo el Gobierno, en base al procedimiento que establece la Ley Orgánica 2/1980, de 18 de enero, sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum. Por tanto, las ‘consultas ciudadanas’ a la que hace referencia el acuerdo de ERC-PSOE en la práctica, acabarán siendo referéndums y el Gobierno central quien se encargue de proponerlos, aunque voten únicamente los catalanes y su resultado no sea vinculante, tal y como indica el artículo 92 de la CE.

“Si consultan al censo electoral catalán y se hace conforme a las reglas propias de los procedimientos electorales (administración electoral, control jurisdiccional…) el TC diría que es un referéndum”, coincide Miguel Presno, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo y autor del blog ‘El derecho y el revés’.

“La Constitución no dice en ningún sitio sobre qué se puede preguntar a la ciudadanía, mientras sea el Gobierno de la nación el que haga el referéndum”, explica Villaverde. El catedrático de Derecho Constitucional aclara que, en el hipotético caso de que fruto de esa mesa bilateral se decidiera una consulta referendaria sobre la independencia, el resultado afirmativo sería sometido a referéndum nacional.

Si saliera el sí a la independencia habría que reformar la Constitución, un proceso que deben votar los españoles

Es decir, si saliera el sí a la independencia, esto supone reformar la Constitución Española, un proceso que deben votar todos los españoles en un segundo referéndum, cuyo resultado sí sería de obligatorio cumplimiento.

Para conocer más profundamente por qué, es importante entender los tipos de referéndum que recoge la norma española.

Tipos de referéndum: uno vinculante y otro no

Por tanto, el referéndum es un tipo de consulta popular y el único que recoge la CE y el resto de textos legales españoles. Si atendemos a la obligación del Estado de hacer realidad el resultado obtenido en las urnas, hay dos tipos de referendums: los que impone la Constitución, obligatorios y vinculantes y los referendums consultivos, cuyo resultado no es de obligatorio complimiento.

Los referéndums que impone la Constitución involucran a todos los españoles específicamente acerca de la ratificación de la reforma constitucional, la revisión total o parcial de la misma ―como ocurriría en el caso catalán si saliera el ‘sí’ en un referéndum― y la reforma de los Estatutos de autonomía. En este tercer caso, sólo votarían los habitantes de la comunidad en cuestión.

Por su parte, los referéndums consultivos son aquellos en los que el poder público pregunta a la ciudadanía acerca de un tema concreto que les afecte, pero el resultado no es vinculante. Pueden ser estatales, autonómicos, municipales, o incluso concernir sólo a barrios.

Papeletas del Referéndum sobre el Tratado que establece una Constitución para Europa celebrado en España el 20 de febrero de 2005. Foto: Wikipedia. Facon Numani

¿Todos los autoriza el Estado? Sí, incluso los autonómicos y los municipales. Para hacer un referéndum, las autonomías deben consultar al Gobierno central y es éste el que convoca a los ciudadanos a través del Rey, como dice el artículo segundo de la Ley Orgánica sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum.

¿Cuántos reférendums se han convocado en España?

Tal y como explica Joaquín Urías, no se convocan con frecuencia ni en España ni en ningún otro país. “Son un instrumento políticamente muy peligroso porque, aunque no sean vinculantes, ningún Gobierno se atreve a llevarles la contra. Una vez que se convoca un referéndum es muy complicado no obedecerlo”, afirma Urías. Para saber el número total de referéndums que se han celebrado en España vamos a distinguirlos según al ámbito al que hayan afectado: estatal, autonómico o municipal.

A nivel estatal sólo se han hecho cuatro referéndums desde 1976. El último en 2005, cuando se preguntó a la ciudadanía sobre el Tratado que establece una Constitución para Europa. Aunque en España el 77% de los electores respondieron que ‘sí’, no se implementó debido a que ni en Francia ni en Países Bajos tuvo el suficiente respaldo en las urnas.

El nuevo Vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, afirmaba el 7 de enero en ‘El Intermedio’ de La Sexta que «en España los estatutos de autonomía se votan en las comunidades autónomas» al ser preguntado por la posibilidad de apoyar la celebración de una votación en Cataluña que permitiese su independencia . Es cierto que algunos de ellos han tenido que ser refrendados en las urnas, pero no todos. Sólo cuatro se votaron: País Vasco, Cataluña, Galicia y Andalucía.

¿Por qué? La CE establece dos mecanismos de acceso a la autonomía: a través del artículo 151 o del 143. Aquellas que se constituyeron como autonomías a través de la vía del 151, conocida como ‘vía rápida’, obligatoriamente tuvieron que votar un referéndum, como está reflejado en la tabla. Lo cierto es que sólo Andalucía consiguió aprobar su Estatuto de autonomía siguiendo todos los preceptos que establece la ‘vía rápida’.

Las otras tres regiones, País Vasco, Cataluña y Galicia, al considerarse comunidades históricas, pudieron utilizar esta vía porque se acogieron a una disposición adicional, la Disposición Transitoria Segunda de la CE, que les eximió de cumplir los requisitos del artículo 151.1. Pero también acudieron a votarlas.

Estas cuatro comunidades autónomas están obligadas a llamar a sus habitantes a las urnas cada vez que quieran reformar su Estatuto, como ocurrió en Cataluña en 2006 y en Andalucía en 2007. Su resultado, como hemos visto, será vinculante, porque éste es uno de los tipos de referéndum exigido por la Carta Magna española.

Los referéndums municipales

Desde 1985 está previsto en la ley que los alcaldes, previo acuerdo por la mayoría absoluta del Pleno, y autorización del Gobierno de la nación, puedan someter a consulta asuntos de competencia municipal que sean de relevancia para sus habitantes, como recoge el artículo 71 de la Ley reguladora de bases de régimen local.

¿Se pueden considerar estas consultas referéndums? Esta es una pregunta polémica, según recoge José Luis Martínez-Alonso Camps, profesor de Derecho Constitucional y Ciencia Política de la Universidad de Barcelona, en un estudio dedicado precisamente a analizar esta situación. En él especifica que los requisitos que el Tribunal Constitucional ha establecido que cumple un referéndum, son los mismos en los que se basan las consultas populares municipales, por tanto, se podría considerar que sí lo son.

Una respuesta parlamentaria solicitada por el diputado de Bildu, Jon Iñárritu, en mayo de 2017 nos permite conocer el número de consultas populares que han hecho los municipios desde 1987 hasta 2017, aunque no especifica sobre qué trataban. En esos 30 años se solicitaron 163 consultas, de las cuales solo 51 habían sido aprobadas por el Gobierno hasta ese momento. Desde Newtral.es, hemos pedido a la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes si podrían facilitarnos esta tabla actualizada, pero nos han respondido que no disponen de los datos correspondientes a los dos últimos años (2018 y 2019).

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente