Newtral
Ábalos y los 25 minutos de saludo
Siguiente

Ábalos y los 25 minutos de saludo

El Gobierno cierra filas en torno al ministro de Transportes por la polémica surgida después de su encuentro en Barajas con la número dos de Maduro. Mientras, la oposición insiste en pedir su dimisión

Foto | Flickr PSOE

Desde una “falsa polémica” a una “traición a España”. Estos son los extremos entre los que se mueve desde finales de la semana anterior el encuentro en Barajas del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y la ‘número dos’ de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez. El Gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, respalda a Ábalos, minimiza las críticas de la oposición y defiende que Ábalos ha logrado “evitar una crisis diplomática” al conseguir que la vicepresidenta venezolana no pisara suelo español.

Por su parte, el PP y Vox exigen que Ábalos comparezca en el Congreso para dar explicaciones y piden que dimita. La oposición considera que ese encuentro en el aeropuerto de Barajas no debió haberse producido, cree que el ministro pudo ocultarlo —pues ocurrió en la madrugada del lunes 20 y no se conoció hasta el jueves por una información periodística— y, en palabras del líder popular, Pablo Casado, Ábalos ha mentido “en seis ocasiones” al dar explicaciones sobre este hecho. “No estoy de paso y evidentemente digo que no me echa nadie de este proyecto”, dijo Ábalos el sábado.

Lo más importante

Desde junio de 2018, Rodríguez es una de las 25 personas del entorno de Maduro que tienen vetada su entrada en España y en la Unión Europea, a raíz de una sanción comunitaria que congela sus activos y prohíbe su circulación por el espacio Schengen. El reglamento del Consejo Europeo del 13 de noviembre de 2017 en relación a las medidas restrictivas por la situación en Venezuela indica que el ámbito de aplicación es el “territorio de la Unión, incluido su espacio aéreo” y “a borde de toda aeronave o buque que esté bajo la jurisdicción de un Estado miembro”.

Delcy Rodríguez | Gobierno de Venezuela

De manera que la clave es conocer las circunstancias concretas en que se produjo el encuentro, de la que el ministro ha aportado varias versiones, y sobre todo, saber en qué dependencias del aeropuerto estuvo la vicepresidenta venezolana, que viajaba a bordo de un avión privado con otros miembros de su Ejecutivo. Y, por supuesto, la interpretación que se haga a la luz del reglamento citado.

¿Cuál es el contexto?

El origen de esta polémica está en un artículo del diario Vozpópuli del pasado jueves, que no obtuvo respuesta del Ejecutivo hasta el día siguiente. Estas son las explicaciones ofrecidas por el ministro:

  • Fase de negación: “No hubo reunión”, se dijo en una primera versión de las fuentes cercanas del ministro, que señalaron que Ábalos estaba en “el aeropuerto privado” cuando llegó a recoger al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, su amigo personal y con quien sí admitió haberse reunido.
  • “Contacto formal”: Una segunda comunicación de su entorno matizaba que “no hubo ningún contacto formal con la vicepresidenta venezolana”, y que Plasencia visitaba España para participar en Fitur, pero que Ábalos no sabía que en el mismo avión iba Rodríguez, rumbo a Turquía.
  • “Saludo forzado”: Que sale de su Ministerio y que el viernes se completa en dos fases, y que apuntan que fue “un saludo forzado por las circunstancias”.
  • A Coruña: El viernes por la tarde, Ábalos explica a medios en A Coruña que él le recordó que “lamentablemente no podía entrar en España” en un encuentro que estuvo lejos de ser una “reunión”. No especificó cuánto tiempo estuvo con Rodríguez ni dónde permaneció hasta que salió el vuelo al día siguiente a las 14:42 horas. “Hay unas salas internacionales”, dijo.
  • Marlaska en el relato: El ministro fue a medianoche al aeropuerto porque tenía una semana complicada y no sabía si podría verle. En una entrevista con La Razón afirmó que llegando al aeropuerto recibió una llamada de su homólogo de Interior, Fernando Grande-Marlaska, previamente alertado por la ministra de Exteriores: “Ya que vas, procura que (Rodríguez) no se baje del avión”.
  • Reunión de 25 minutos: En ‘El Objetivo’ de la Sexta, Ábalos acotó que no tuvo “una reunión, sino un encuentro que básicamente fue un saludo” de entre 20 y 25 minutos, pero que no dio tiempo a “tratar nada”.

“Creo que no solamente no he hecho mal, sino que he prestado, si acaso, un servicio a este país”, añadió Ábalos el domingo, al señalar que no tiene “ninguna versión contradictoria”.

Fuentes policiales dijeron a El País y a El Mundo que Rodríguez se había empeñado en bajar del avión en su “parada de tránsito”, por lo que hubo que llamar al ministro; versión que desmintió Ábalos.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Esta polémica nació en la víspera de la visita del presidente interino de Venezuela y máximo representante de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a Madrid. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tenía previsto reunirse con él, lo que despertó críticas entre la oposición, pero sí que le recibiera la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

En cambio, el PP ha hecho un mediático acompañamiento al dirigente venezolano a su paso por España y dentro de su gira europea en busca de apoyos. De hecho, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, le entregó la Llave de Oro de la ciudad y el sábado le cedió la Puerta del Sol a Guaidó para liderar un acto organizado por la oposición venezolana. Los populares reforzaron su representación en el mitin con el presidente del partido, Pablo Casado, y el expresidente del Gobierno José María Aznar.

#Fact 

Sin tratarse de un episodio siquiera similar, la diplomacia del espacio aéreo nos lleva a recordar el momento en 2013 en el que el avión presidencial de Bolivia, con el expresidente Evo Morales dentro, aterrizó en Austria después de que España, Italia, Portugal y Francia le negaran su permiso. La razón era la sospecha de que el exanalista de inteligencia estadounidense de la CIA Edward Snowden fuera a bordo.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente