Newtral


El PP y el atolladero vasco
Siguiente

El PP y el atolladero vasco

Los populares intentarán recuperar el 10-N la representación en Euskadi que perdieron en las anteriores elecciones generales del 28 de abril

Fotos: Partido Popular | Montaje: Newtral.es

El Partido Popular vasco sufrió un histórico varapalo en las elecciones del 28-A. Por primera vez en su historia, la formación que ahora preside Pablo Casado se quedó sin representación en Euskadi tras perder los dos escaños por Bizkaia y Araba. Seis meses después, el PP se presenta a las elecciones generales del 10 de noviembre con la esperanza de recuperar la voz en el País Vasco. Desde Madrid, los populares han designado a María del Mar Blanco, a Beatriz Fanjul y a Iñigo Arcauz como cabezas de lista por Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, respectivamente. La decisión no ha sentado bien en las filas del PP vasco de Alfonso Alonso.

Lo más importante

Las listas por Araba son las que más han cambiado para el 10-N. La dirección nacional del PP ha elegido a Marimar Blanco como candidata al Congreso de los Diputados por Araba con la confianza de que con ella podrán reponerse del golpe sufrido el pasado 28-A. La actual diputada por Madrid sustituye así a Javier Maroto, que se trasladó a Castilla y León para ocupar el cargo de senador como designación autonómica.

Las apuestas de Pablo Casado en Euskadi no han sido del agrado del PP vasco. Desde Génova han designado a Beatriz Fanjul en Bizkaia y a Iñigo Arcauz en Gipuzkoa, lo que supone ratificar los nombramientos del tropiezo histórico del 28 de abril. En Bizkaia, el PP vasco había sondeado las opciones de Leopoldo Barreda y de Carlos Iturgaiz, y en Gipuzkoa, el comité electoral del PP elevó una resolución a la dirección nacional en la que expresó su rechazo a la imposición de Arcauz al considerar que “no responde a la imagen y trayectoria ética y ejemplar del partido”.

En Araba, el candidato que sonaba con mayor fuerza era el ex diputado general Javier de Andrés, después de que el 13 de septiembre el PP nacional y el vasco firmaran una tregua tras la crisis provocada por la número dos popular, Cayetana Álvarez de Toledo, quien acusó al presidente del PP en Euskadi, Alfonso Alonso, de fracasar por su “tibieza con el nacionalismo”.

¿Cuál es el contexto?

Los esfuerzos de Pablo Casado por “refundir el centroderecha” de cara al 10-N no han dado resultado. Tras la negativa de Ciudadanos, la coalición España Suma que proponía el dirigente popular fue rechazada por casi todos los otros partidos a los que había invitado a sumarse. Por su parte, Vox, que generaba división de opiniones en el PP, consideró la confluencia como una “operación de márketing” y se desmarcó de inmediato. Los populares, que finalmente solo irán en coalición en las confluencias que ya tenía el 28-A (Foro Asturias y Navarra Suma), ven perdida así una estrategia que les aseguraba recuperar la representación perdida en el País Vasco.

En los anteriores comicios generales, el PP se quedó sin diputado por Euskadi en la Cámara Baja, al ser superado por el candidato de EH Bildu, Iñaki Ruiz de Pinedo, que obtuvo el cuarto escaño en juego por este territorio. El PNV, el PSE y Podemos obtuvieron un representante cada uno.

Sobre el desacuerdo entre la dirección nacional y el PP vasco, los populares han querido transmitir una imagen de unidad y han negado toda posible discrepancia. Alfonso Alonso afirmó en Galdakao que Blanco es “muy querida” en Euskadi, mientras ha hablado de “normalidad” respecto a Beatriz Fanjul e Íñigo Arcauz.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El sondeo sobre intención de voto del Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco depara pocos cambios con respecto a los resultados de las elecciones del 28 de abril. El PP volverá a quedarse sin representación en el Congreso por el País Vasco y el PNV obtendría un escaño adicional, que sumaría un total de siete representantes. Podemos bajaría de cuatro a tres asientos en la Cámara Baja, afectado por la presencia de Más País en las urnas.

Los resultados del sondeo elaborado por el Ejecutivo vasco difieren de las predicciones del analista Endika Núñez publicadas para Eldiario.es. Según su estudio, la repetición electoral puede acarrear grandes cambios. El PNV ganaría en las tres circunscripciones y consolidaría sus seis escaños. El PP recuperaría los dos asientos en la Cámara baja perdidos el 28 de abril en detrimento de EH Bildu (3 escaños) en Araba y de Elkarrekin Podemos (también 3 asientos) en Bizkaia, que sufriría la emergencia del partido de Íñigo Errejón, al que este estudio le atribuye en 5,6% de los votos en su estreno. El PSE-EE sumaría 4 representantes.

Araba es la circunscripción vasca en la que el partido de Pablo Casado tiene más posibilidades de alcanzar un diputado debido a la poca concentración del voto constitucionalista y de derechas.

#Fact

El 28 de abril, el entonces cabeza de lista por la provincia de Araba, Javier Maroto, fue el único dirigente del PP que se quedó sin escaño en el Congreso de los Diputados. Actualmente no puede ser reelegido como candidato, ya que fue nombrado senador autonómico por Segovia, para lo que tuvo que cambiar su empadronamiento al municipio de Sotosalbos.

El movimiento causó polémica. El portavoz del grupo socialista en el Senado, Ander Gil, consideró una “falta absoluta de respeto a la ciudadanía” la designación de Javier Maroto por ser una persona “absolutamente ajena” a Castilla y León, empadronado “apresuradamente” en Segovia. La Fiscalía, en cambio, considera que el empadronamiento del senador autonómico es legal y no emprenderá ninguna acción. Para el próximo 10-N, Maroto seguirá optando por el puesto en la Cámara Alta.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente