Newtral


Un sándwich de chorizo no fue el menú de los militares del incendio de Tarragona
Siguiente

Un sándwich de chorizo no fue el menú de los militares del incendio de Tarragona

La UME explica a Newtral que los alimentos que aparecen en la fotografía viral es sólo parte del desayuno que se les dio en el incendio de Gavilanes (Ávila), no en el de Tarragona.

Los militares de la Unidad Militar de Emergenia (UME) no «sobrevivieron al incendio de Tarragona con un menú de mediodía de dos rebanadas de pan con chorizo y el bizcocho», tal y como han difundido varios portales web y múltiples perfiles en las redes sociales. Lo desmienten uno de los grupos que dio a conocer esta imagen a través de Telegram, Ciudadanos de Uniforme ―en un comunicado emitido en el mismo canal―, y la propia Unidad Militar de Emergencia (UME).

El sándwich era parte del desayuno

Desde el departamento de comunicación de la UME desmienten, primero, que los militares tuvieran «que sobrevivir las duras jornadas de trabajo con un precario menú que incluye en el almuerzo un sandwich de apenas cinco lonchas de chorizo y un bizcocho» y que esta fuese «la comida de mediodía de los efectivos en Tarragona«, tal y como se difundió después.

«No es cierto que los militares de la UME participantes en una intervención hayan recibido para comer exclusivamente un sándwich de chorizo durante una intervención«, especifica el director de comunicación de la Unidad Militar de Emergencia. Y añade: «Durante todas nuestras operaciones, la totalidad de los intervinientes de la UME realizan al menos tres comidas al día, desayuno con café, leche caliente y zumo, comida y cena; estas dos últimas suelen contener un plato de comida cocinada, bocadillo, fruta, bebida y algún dulce».

El desmentido del grupo ‘Ciudadanos de Uniforme’ coincide con el de la UME. En su canal de Telegram ―al que hemos tenido acceso al encontrarse actualmente abierto― se puede ver que el día 30 de junio publicaron dos fotografías, que después se hicieron virales. Una de ellas es mostraba el sándwich de chorizo. A la misma hora ambas aparecían en el grupo de Facebook Militares con Futuro ―en esta red social sin texto―.

El mensaje del grupo de Ciudadanos de Uniforme

En el grupo de Telegram, unos días después decían: «Sobre la polémica con el sándwich de chorizo de la UME. 1. En las dos fotos subidas se dejó claro que correspondían a los desayunos de dos días consecutivos. Nunca se ha afirmado que eran toda la alimentación recibida para la jornada laboral, eso se lo han sacado diferentes medios de la chistera.» En el segundo punto dicen: «Tampoco en ninguna parte hemos dicho que correspondía al incendio de Tarragona, de nuevo eso ha sido «creatividad» de los medios».

Esa comida se repartió en Ávila

La UME especifica a Newtral por teléfono que han confirmado que las partes del uniforme que se ven en la fotografía coinciden con el que llevan los militares de la UME. En cuanto a los alimentos que se ven en la fotografía, nos explican que pertenecen al menú que se distribuyó a los soldados en el incendio de Gavilanes (Ávila), no con el que se dispensó en el de Tarragona. El fuego de Gavilanes se produjo el viernes 28 de junio, dos días después del de Tarragona, y se cuantifican más de 1.400 hectáreas quemadas. El ocurrido en Tarragona, extinguido hace dos días, ha arrasado con unas 6.000 hectáreas.

Preguntados por el menú completo, nos envían la relación el planning que repartieron ese día:

«El desayuno incluye café o cacao con leche (fría o caliente), sándwich de embutido, brick de zumo y dulce.

Comida: ensalada de arroz y hamburguesa o pechuga de pollo con lechuga queso, barrita energética, sobre isotónico y melocotón en almíbar.

Cena: guisantes con jamón, salchichas con ensalada y patatas chips y yogur».

Añaden que cada soldado lleva en su mochila una «ración ligera de emergencia», sin especificar de qué se trata. Así como que el apoyo logístico que acompaña al dispositivo militar «lleva raciones de comida individual para aquellos casos en los que por las particularidades de la misión no es posible cocinar».

La queja por la falta de agua

Aunque la publicación que viralizó las imágenes no mencionaba en ningún momento casos de deshidratación, las publicaciones en plataformas digitales incluyeron una cita entrecomillada de un supuesto militar, al que no identificaban, que argumentaba que estuvo 16 horas sin beber agua. Ante esta afirmación, la UME asegura que su equipo logístico proporciona botellas de agua «de forma continuada».

Y precisa: «Dada la complejidad de nuestras operaciones y el difícil acceso a algunas de nuestras zona de trabajo, en algún momento puede haber habido desabastecimiento de agua puntual y momentáneo, podemos asegurar que la UME proporciona a sus intervinientes la nutrición necesaria para afrontar las duras condiciones de nuestro trabajo. Prueba de ello es que durante las más de 500 operaciones en las que la UME ha participado, solo hemos tenido un caso de deshidratación (en el incendio forestal de Andraxt, en 2013) debido a las duras condiciones del incendio».

El coste se descuenta de la dieta de manutención

En la información publicada por las páginas que difundieron la fotografía, también se incluía un nuevo dato atribuyéndolo a «fuentes militares»: «Estos paupérrimos menús (…) además, se los descuentan de las dietas». Desde el departamento de la UME aclaran que en este tipo de misiones los militares no pueden utilizar sus dietas de manutención, que les corresponden como a cualquier otro funcionario público, para ir, por ejemplo, a un restaurante.

Por eso, tras la operación, se calcula el coste de cada una de las comidas y se descuentan de este sobresueldo para dietas, en función de los días de intervención.  No especifican el valor exacto de esos menús, pero nos dicen que «en ningún caso, el coste diario de estas raciones supera el de las dietas de manutención que perciben los intervinientes por día».

Fuentes:

 

 

 

 

 

Relacionados

Más vistos

Siguiente