Newtral
La tasa turística: una pérdida más del sector del turismo por el coronavirus
Siguiente

La tasa turística: una pérdida más del sector del turismo por el coronavirus

El impuesto, que en España sólo tienen Cataluña o Baleares, supone cada año unos 65 y 130 millones de euros para cada región que destinan a la promoción turística, conservación del patrimonio o políticas sostenibles

HELENA GH SHUTTERSTOCK

El turismo supone para España el 12,3% del PIB. En euros, son casi 150.000 millones al año, según los últimos datos recogidos por el INE. Unas cifras que difícilmente se podrán repetir en 2020, como consecuencia de la crisis del coronavirus: el sector calcula una pérdida de la actividad turística para este año de hasta 83.134 millones de euros, más de la mitad del total anual. Y la caída se notará en muchos aspectos.

[Baleares y Canarias, las comunidades más expuestas a la caída del turismo]

La tasa turística es una medida recaudatoria para revertir la huella medioambiental del turismo. Como es lógico, la caída del turismo este verano supondrá también una menor huella ambiental. Pero el impuesto que abonan los viajeros —nacionales o extranjeros— en función de las noches que pasan en alojamientos turísticos sirve también para compensar daños previos y como fondo para medidas de promoción turística, conservación del patrimonio o políticas sostenibles.

En España, Cataluña y Baleares son las únicas comunidades autónomas que tienen implementada esta tasa. En ambas regiones, la recaudación sirve para compensar a los habitantes de la zona por el coste medioambiental, social y laboral que suponen determinadas actividades turísticas.

De 25 céntimos a 4 euros

La cantidad a pagar por cada noche varía según el tipo de alojamiento. En Cataluña distinguen entre Barcelona y resto de la comunidad a la hora de aplicar un precio u otro, mientras que en Baleares los precios dependen también de si es temporada alta (de mayo a octubre) o baja (de noviembre a abril). 

Ambas regiones establecen un límite de pago si la estancia dura más de una semana. Además, están exentos de pagar los menores de 16 años, aquellos que participen en un programa social que incluya estancia en alojamientos turísticos y, este año, las estancias por causas de fuerza mayor o por motivos de salud.

Cataluña

El impuesto catalán, creado en 2012, recaudó 65,6 millones de euros en 2019. Aunque las tarifas iban a sufrir un aumento para este año —un 55% en el caso de la ciudad de Barcelona y más del 30% en el resto del territorio—, la modificación de los precios se ha aplazado hasta 2021 para “paliar los efectos de la pandemia en el sector turístico”.

Así, un huésped que se aloje en un hotel de cinco estrellas pagará hasta 2,25 euros por persona y noche en cualquier punto de Cataluña. Pero si el hotel es de 4 estrellas pagará 1,10 euros si está en Barcelona y 90 céntimos en el resto de la comunidad. 

Desde la Generalitat de Catalunya informan a Newtral.es que el 50% va a los propios ayuntamientos, que son los que se encargan de la recaudación. Y el otro 50% se lo queda la comunidad autónoma para el fomento del turismo. 

Así, la Agencia Catalana de Turismo se nutre de este impuesto -para 2020 tiene un presupuesto de 25.420.000 euros- y otras partidas se destinan al departamento de cultura e infraestructuras turísticas como el Circuit de Barcelona-Catalunya, entre otros proyectos, comentan desde la Generalitat

Además, explican que mediante este impuesto se pretende también “ayudar a los municipios que aunque tienen capacidad de explotación del turismo, no cuentan con suficiente presupuesto”. Por lo tanto, reciben parte del dinero que otros municipios sí han recaudado para mejorar su competitividad.

Baleares

El Govern Balear creó este tributo conocido como ‘ecotasa’ en 2016 para la financiación de proyectos que favorecieran el turismo sostenible y compensaran a la sociedad balear del coste medioambiental y territorial que supone la actividad turística. Desde su implementación se han ejecutado más de 40 proyectos y hay 65 en proceso de ejecución: fomento de la movilidad eléctrica en las islas, escuela de hostelería o medidas contra incendios, entre otros.

Baleares recaudó un total de 131,6 millones de euros en 2019 mediante este tributo que afecta a aquellos turistas y residentes que se alojen en hoteles, apartamentos turísticos, albergues, cruceros u otros establecimientos turísticos del archipiélago. El importe medio es de 2,7 euros en temporada alta, y oscila entre 1 y 4 euros por persona y día dependiendo del tipo de alojamiento. En temporada baja se reduce y el máximo a pagar es 1 euro por persona y día.

Ejemplo de una reserva en un hotel de Baleares

Un impuesto extra

Si realizas una reserva no siempre verás incluido este impuesto en la factura. Algunas plataformas de viajes advierten que pueden existir tributos locales que se deberán abonar en el alojamiento, o por el contrario informan que están incluidos todos los impuestos.

Pero este tributo no es exclusivo de estas regiones de España. En Europa, 19 estados miembros aplican una tasa similar, relacionada con la ocupación turística. No todas tienen el mismo modelo de aplicación de las tarifas y puede variar entre regiones de un mismo país. 

La tarifa más baja está en Bulgaria, con un mínimo de diez céntimos, y la más alta en Bélgica, hasta un máximo de 7,50 euros por día y persona. Así lo recoge la Comisión Europea,que indica un promedio de entre 0,40 y 2,50 euros. Una variación que como ya se ha comentado se debe al tipo de alojamiento, con albergues y campings que atraen tarifas muy bajas en comparación con los hoteles y palacios de 5 estrellas.

Desde la Comisión señalan que en los países del este de la Unión Europea se cobran unas tasas “relativamente bajas” en comparación con en la región occidental y sudoriental. Sin embargo, la diferencia en términos porcentuales se reduce porque los precios de las habitaciones tienden a ser más altos en las últimas regiones.

En países como Croacia, Francia, Lituania, Malta y Polonia, los ingresos del impuesto se dirigen al sector turístico – como en Cataluña y Baleares. En cambio, en Alemania, el pago de esta tasa de ocupación también da acceso a ciertas instalaciones que de otro modo estarían cerradas al público. 

Fuentes

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente