Newtral


Super Mario, en su edición doméstica
Siguiente

Super Mario, en su edición doméstica

El popular videojuego pasó de los recreativos al formato de videoconsola hace 34 años

Shigeru Miyamoto, creador de ‘Super Mario’. | (Vincent Diamante)

13 de septiembre de 1985. Ese día un fontanero llegó a los hogares de miles de japoneses. No, no tenía que arreglar nada, solo salvar a la princesa Peach. Mario y Luigi habían pasado de las consolas recreativas a la NES -la popular Nintendo– y por fin se pudo jugar a Super Mario Bros en casa.

El rey de los videojuegos de plataformas llegó de la mano de Shigeru Miyamoto en Donkey Kong, videojuego arcade de 1981, bajo el nombre de Jumpman [saltador]. En este primer juego, las limitaciones técnicas forzaron varios rasgos que hoy día hacen inconfundible al fontanero saltarín: el bigote fue porque no cabía una sonrisa, la gorra se la pusieron ante la incapacidad de animar su pelo, y los guantes blancos se los colocaron para que se apreciara el movimiento de los brazos.

En esta edición, manejamos al entonces conocido como Jumpman y hemos de rescatar a Pauline, una dama atrapada por un gorila, esquivando sus trampas.

Al año siguiente salió Donkey Kong Jr, el único juego en el que Mario un papel como enemigo. En esta edición, el jugador maneja al hijo de Donkey Kong, un pequeño gorila que ha de liberar a su padre de una jaula donde Mario lo tiene cautivo.

Juego propio

En 1983, el fontanero pasó de ser un personaje de un juego a tener juego propio, en Mario Bros. Aquí se le presenta oficialmente con un nombre propio: Mario; se le ponen enemigos diferentes que van cambiando, y se construye una historia en torno a él.

Sin embargo, fue Super Mario Bros el juego que realmente disparó la popularidad de Mario y su hermano Luigi. En este juego, que salió para consolas caseras, Mario debe salvar el Reino Champiñón de la invasión de los koopa, unas tortugas malvadas. Para ello, necesita rescatar a la princesa Peach del malvado rey koopa, Bowser. Para ello, cuenta con la ayuda de su hermano Luigi y la capacidad de saltar por encima de los koopa para aplastarlos con los pies.

Esta mecánica tan sencilla, con una historia completa metida metida en un videojuego, fueron los elementos que hicieron tan brillante este videojuego. Otro elemento que hizo brillar a este juego era la posibilidad de jugar en cooperativo: un segundo mando permitía manejar a Luigi y aunar fuerzas para, entre los dos hermanos, poder vencer a los enemigos. La división de las pantallas en niveles que van aumentando en dificultad fue otro factor que le brindó popularidad.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente