Newtral
Vigilar a los bañistas y protegerse del coronavirus: así trabajan los socorristas este verano en las playas
Siguiente

Vigilar a los bañistas y protegerse del coronavirus: así trabajan los socorristas este verano en las playas

Algunos socorristas denuncian que los protocolos de seguridad puestos en marcha son insuficientes, una tarea que deben implementar los ayuntamientos

Foto | Luca Dadeezio

Una situación de lo más normal en la realidad estival de las costas españolas. Una mujer llega al puesto de socorrismo con una picadura, pero esta vez los socorristas no saben cómo actuar. 

Ha ocurrido en una playa de El Campello, en Alicante. Los trabajadores del servicio de salvamento y socorrismo de esta localidad denuncian que no han recibido ningún protocolo de actuación para trabajar durante esta temporada, la del verano del coronavirus. 

“Hoy ha venido una señora con una picadura de un pez típico de aquí, el coordinador ha dicho que no se le podía tratar dentro del puesto (por las medidas de seguridad frente al Covid-19), pero ni siquiera sabíamos qué hacer”, explica a Newtral.es uno de los socorristas de esta playa.

Aunque sí han recibido los equipos de protección individual, “no hay un protocolo de Covid-19 ahora mismo”, dice el trabajador. Se suma a esta queja, además, que no disponen todavía de todo el material de trabajo, que aún no se han instalado las boyas el agua de su zona de vigilancia y que este año, son menos. “Ahora somos 38 (trabajadores de todo el equipo) de los 50 que éramos el año pasado”, cuentan, “no nos están garantizando la seguridad de los usuarios”.

Las recomendaciones del ministerio

A finales de mayo, con la llegada de la Fase 2 y el relajamiento de las medidas de confinamiento, algunas playas de España abrían sus puertas al mar y al público. Esta orden ministerial establecía que eran los ayuntamiento los responsables de controlar las medidas de seguridad y el aforo de las playas. 

El mismo día el Ministerio de Sanidad hacía pública las recomendaciones de cara a la apertura de las playas y zonas de baño. Entre las medidas, las autoridades sanitarias recomendaban técnicas para hacer respetar la distancia social de dos metros, como parcelar las zonas de la arena, o establecer los primeros metros de orilla como zona exclusiva de paso. También se recomienda reforzar la limpieza y desinfección de superficies, como papeleras o lavapiés. 

Sobre los socorristas y trabajadores de estos lugares, el ministerio ofrece las medidas básicas de seguridad, pero deja en manos de cada ayuntamiento la actualización de los protocolos, “con todas las medidas en materia de prevención de riesgos laborales”. 

Una guía para los socorristas

El Ministerio deja a criterio de los ayuntamientos la implementación de las nuevas normas en el servicio de socorrismo. “Es una medida un tanto floja”, explica Francisco Cano, director de Prevención y Seguridad de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS).

De cara a este verano de pandemia, “deberían haberse generado unas normas mínimas de actuación del servicio de socorristas”, dice Cano a Newtral.es. Por ello, la RFESS publicó sus propias recomendaciones para actuar frente al Covid-19 para la protección de la salud, tanto de los socorristas en sus actuaciones, como de los usuarios. Una guía, explican desde la federación, que se está actualizando constantemente según las necesidades que se van detectando.

Y a las medidas generales de protección, le añaden algunas, como intentar realizar las actuaciones de manera individualizada cuando sea posible, o sustituir el boca a boca por técnicas alternativas. 

Al director de Prevención y Seguridad de la REFESS no le consta que haya playas en las que se estén saltando los protocolos básicos, pero sí que advierte un relajamiento por parte de los usuarios: “el objetivo de la playa es entretenerse y relajarse, y parece que se están dejando de lado las normas que hasta ahora se han estado cumpliendo tan al pie de la letra”.

La RFESS recuerda que la labor del socorrista es la prevención y vigilancia de la zona para garantizar la seguridad de los usuarios y la actuación, en caso de accidente. Otra actividad como la de la vigilancia del seguimiento de las normas de distanciamiento social por parte de los bañistas, puede mermar su trabajo. 

Es por eso que recomiendan el refuerzo de personal de seguridad de salvamento y socorrismo durante estos meses. “En ningún caso se va a dejar de hacer un rescate porque se tenga que romper el distanciamiento social, pero estamos hablando de salvar una vida, conlleva una gran responsabilidad la posibilidad de que no se haga bien un rescate”, explica Cano.

Los socorristas no deben vigilarlo todo

La semana pasada el Ayuntamiento de El Campello anunció la contratación de “auxiliares de control frente al Covid-19”, y la instalación de paneles informativos con códigos QR con la normativa de prevención e higiene para prevenir los contagios en la arena. 

“Controladores, ninguno, todavía no hay controladores y hemos visto aglomeraciones”, explica un socorrista de El Campello, que asegura que la presencia policial en las playas es -de momento- la misma que la del año pasado. 

La Generalitat Valenciana publicó una oferta de empleo público para incorporar a 1.000 “operadores de planes de contingencia playas Covid-19”, con la tarea de vigilar e informar en las playas. En la convocatoria se incluyen puestos para El Campello aunque los socorristas de la zona cuentan que “todavía no han llegado”.

En Newtral.es hemos preguntado al Ayuntamiento de El Campello cuándo se incorporarán los trabajadores de vigilancia anunciados por el propio consistorio y cuándo se instalarán en todas las zonas los sistemas de parcelamiento de la arena que fueron anunciados el diez de junio. El departamento de Playas e Infraestructuras del consistorio no ha podido atendernos por problemas de agenda. 

Erica Ibáñez, socorrista de la playa de Alboraia (Valencia), este verano trabajo dos horas más, y el servicio ha sido reforzado con dos compañeros. “Nuestra función es vigilar y socorrer”, explica Ibáñez a Newtral.es, “para el resto está la policía”. Una policía, mucho más presente estos días en la playa de Alboraia, “están a todas horas”, asegura. 

Protocolos de actuación que dependen de cada ayuntamiento, y de las empresas gestoras del servicio de salvamento y socorrismo, igual que las medidas generales establecidas en las playas.

La mayoría de las gestiones de estos servicios están subcontratadas a empresas privadas. En Catalunya, por ejemplo, solo tres municipios son los gestores en las playas. Salvador Zettelmann, socorrista de la playa de Barcelona y portavoz del sindicato CGT explica que el equipo de socorrismo y salvamento de sus playas sí que recibió un cursillo antes de incorporarse al trabajo, pero no los trabajadores de las embarcaciones, servicio contratado con otra compañía.  

“En el plan de contingencia se estableció que los rescates acuáticos se debían de realizar, en la medida de los posible, con el apoyo de las embarcaciones y motos de agua, porque en el agua no se puede utilizar los EPI”, explica Zettelman. 

Pero durante las dos primeras semanas de la temporada, esas embarcaciones no estaban disponibles, debido a “distintos problemas técnicos y administrativos”. “No pudimos contar con lo que se suponía que debíamos apoyarnos más que nunca”, lamenta este socorrista.

Zattelmann cuenta que los días de mayor afluencia, normalmente en fin de semana, los bañistas se acercan demasiado a los puestos de vigilancia: “suelen ponerse bastante cerca de nosotros y a veces no se cumplen las distancias”. Confía, sin embargo, en que funcione el protocolo de control de afluencia establecido por el Ayuntamiento como hasta el momento, y que se evacúe la playa en el momento en que el aforo se haya sobrepasado, especialmente con la inminente llegada de turistas. 

Aumentan las muertes por ahogamiento

Una de los datos más alarmantes para la federación de Salvamento y Socorrismo este verano es el del aumento de los ahogamientos mortales desde el levantamiento de las restricciones a la movilidad. 

Según los datos provisionales del Informe Nacional de Ahogamientos ofrecidos por la RFESS, este año han fallecido por ahogamiento más de 80 personas, una cifra alcanzada el año pasado el 30 de mayo.

Cano muestra su preocupación por el aumento del número de ahogados: “estamos incluyendo los meses en los que hemos estado confinados, las cifras este año ya se han equipara a las del año anterior pero en mucho menos tiempo”, concluye.

Fuentes:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente