Newtral


Septiembre de negociaciones contra reloj
Siguiente

Septiembre de negociaciones contra reloj

A menos de un mes de que venza el plazo para formar gobierno sin tener que ir a elecciones, el PSOE prepara una nueva oferta que le presentará a Unidas Podemos en una fecha indeterminada a lo largo de septiembre

Reunión del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en julio | PSOE

Entrados en la última semana de agosto y con el regreso de algunos portavoces a la actividad política, vuelven a los titulares conceptos como “gobierno de coalición” o “programa y políticas”. La necesidad de retomar los contactos entre los partidos se pone de relieve a medida que se acerca el 23 de septiembre, la fecha límite para que se presente un pacto que evite que haya que disolver las Cortes y llamar a elecciones el próximo 10 de noviembre. Y en este contexto, aún no hay fecha clara para un encuentro entre el PSOE y Unidas Podemos, formaciones con la aritmética más proclive a formar gobierno. 

Por el momento, ambos partidos se mantienen en su discurso y en sus posiciones, e intercambian mensajes a través de los medios, como reconocen en la formación morada. El líder socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, desplegó una agenda de encuentros con la sociedad civil tras los que ha evitado dar declaraciones. Pero tanto desde su equipo como desde el de la formación morada se envía un mensaje unificado: todo apunta a que en septiembre habrá otra negociación in extremis.

¿Por qué es importante?

Faltan 27 días para que los partidos políticos logren llegar a un acuerdo que impida las cuartas elecciones en cuatro años. Después de que en julio volaran los puentes en el último momento, al no lograrse un acuerdo en la votación de investidura de Sánchez, la “lucha por el relato” se mantiene. La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, dijo a los periodistas este lunes que la disyuntiva no es “coalición o elecciones”, sino que hay otras opciones como políticas y “acuerdos programáticos”. Y fijó para principios de septiembre esos contactos: “Con Unidas Podemos se hablará, pero sobre política y programas”. No obstante, fuentes socialistas indicaron a El Periódico el lunes que las conversaciones pueden hacerse esperar hasta la semana previa al fin del plazo, es decir, la tercera.

¿Cuál es el contexto?

Unidas Podemos presentó la semana pasada una propuesta de negociación basada en un centenar de páginas de contenido programático y cuatro opciones de reparto de carteras. Pero ese mismo día, el Gobierno en funciones lo desechó, igual que rechaza de plano la vía de la coalición. Este martes, la vicepresidenta, Carmen Calvo, ha anunciado que está en marcha una nueva oferta con un programa “mejorado con una parte del de Unidas Podemos y por las reuniones con los colectivos”.

La Diputación Permanente del Congreso ofrecía este martes la oportunidad de abrir canales de comunicación y enviar guiños. El propósito de esta sesión del órgano de guardia en vacaciones era votar las comparecencias extraordinarias del Gobierno en funciones pedidas por la oposición que dieran explicaciones pertinentes por los consejos europeos, la listeriosis y la gestión del Open Arms, entre otros asuntos. Unidas Podemos recogió el guante y votó en contra de una comparecencia “inmediata” de Sánchez, voto que se sumó al del PNV. La formación morada, que exigía la presencia de Calvo y no de Sánchez, rebajó el tono de las críticas para “tender puentes”, según El Mundo.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Con excusa de la Diputación Permanente, los representantes de los partidos han podido verse las caras después del parón de agosto y algunos han aprovechado para hacer un ‘spoiler’ de su posición de cara a una eventual nueva candidatura de Pedro Sánchez a ser investido. La diputada de EH Bildu Mertxe Aixpurua, por ejemplo, aseguró que para su formación “no ha cambiado nada”, así que se mantendrá fija en la abstención. Y tanto PP, como Cs y Vox han culpado a Sánchez del bloqueo político. Unidas Podemos también ha pedido “una respuesta más elaborada” a que el cogobierno es inviable, aunque sin cargar tintas.

#Fact 

Las elecciones generales se celebraron el 28 de abril y las sesiones de investidura fallidas, los días 22 y 23 de julio. Eso quiere decir que los partidos contaron con un total de 86 días para tejer sus acuerdos de gobierno, incluidas las dos jornadas de investidura, pues el PSOE y Unidas Podemos siguieron negociando en directo desde la tribuna. Si los partidos no dan con una fórmula que logre desencallar el bloqueo antes del día 23 de septiembre, habrán pasado otros 62 largos días más. Si el desenlace final fuerza a ir a elecciones, se habrán perdido un total de 148 días. Newtral ya te contó cómo han transcurrido estos cuatro meses de desacuerdo en busca de un acuerdo.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente