Newtral


Putin, Trump y la nostalgia de la Guerra Fría
Siguiente

Putin, Trump y la nostalgia de la Guerra Fría

Washington abandonó el viernes el tratado de no proliferación de armas atómicas firmado por Reagan y Gorbachov en 1987

Casi 32 años después de la Cumbre de Reikiavik y a pocos días del 74 aniversario de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, Estados Unidos y Rusia vuelven a pensar en nuclear. El 2 de agosto, Washington anunció que abandonaba el IFN, el tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance firmado por los presidentes Ronald Reagan y Mijail Gorbachov en diciembre de 1987, tras la cumbre bilateral celebrada en octubre de ese mismo año en la capital de Islandia.

¿Por qué es importante?

La tensión entre Washington y Moscú, con ecos de la Guerra Fría, aumenta a menos de un año del fin del acuerdo START III (por sus siglas en inglés, Tratado de Reducción de Armas Estratégicas), firmado por los presidentes Obama y Medvédev en Praga en 2010, y que profundiza en lo firmado en los dos acuerdo anteriores (START I y II) por sus predecesores. Desde 1991, Rusia y EE.UU. han acordado reducir el armamento nuclear, aunque est tendencia, que facilitó el fin de la tensión entre bloques, podría tocar a su fin en 2020. John Bolton, asesor de Donald Trump en materia de Seguridad Nacional, afirmó e octubre de 2018 que la Casa Blanca «no tiene aún una posición definitiva» sobre qué hacer con ese tratado. «Hay varias consideraciones, incluida la renegociación, volver al modelo del Tratado de Moscú o una extensión, pero esa última opción es improbable», aseguró.

¿Cuál es el contexto?

Rusia, heredera de la firma de la URSS del IFN, no ha hecho grandes esfuerzos por mantener se dentro del acuerdo. Según informa Efe, Estados Unidos denunció hace seis meses el tratado INF ante la negativa de Moscú de destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que violaría el tratado, de acuerdo con Washington. El presidente ruso, Vladímir Putin, que también denunció el INF en febrero de este año, anunció medidas simétricas de respuesta y amenazó con apuntar con sus misiles a Estados Unidos si este desplegaba cohetes de corto y medio alcance en Europa. Y el pasado 3 de julio Putin promulgó la ley sobre la salida rusa del tratado INF, que ya había sido aprobada por ambas cámaras del Parlamento ruso.

La versión estadounidense de lo ocurrido es diferente. «Rusia es el único responsable de la desaparición del tratado», dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en un comunicado recogido por la CNN.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La salida del IFN por parte de Estados Unidos es el segundo abandono de un programa de control nuclear que lleva a cabo el país bajo el mandato de Donald Trump. En 2018, Trump anunció la salida del país del Acuerdo Nuclear con Irán, cerrado bajo la presidencia de Barack Obama, con el argumento de que “el acuerdo descansaba en una gigantesca ficción: que un régimen asesino deseaba solo un programa nuclear pacífico”. En noviembre de 2018, Estados Unidos reanudó su política de sanciones a Teherán.

#Fact

El IFN no era tanto un tratado de desarme nuclear como un acuerdo de no proliferación armamentística. El acuerdo alcanzado hace 32 años limitaba a un máximo de 1.550 el número de cabezas nucleares estratégicas con un rango de acción de entre 500 y 5.500 kilómetros para cada uno de los dos firmantes. Para ello, Moscú y Washington eliminaron 2.692 armas nucleares que entraban en la descripción de las limitadas por el tratado.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente