Newtral


Playas con bacterias fecales: preguntas y respuestas
Siguiente

Playas con bacterias fecales: preguntas y respuestas

Tras fuertes lluvias, especialmente en el Levante peninsular, se producen puntualmente contaminaciones de bacterias fecales en las aguas de baño. Eso implica el cierre de playas, como el ocurrido esta semana en algunas localidades de Alicante y Castellón.

Bandera roja por contaminación bacteriana | M.V.
Bandera roja imaginaria por contaminación bacteriana | M.V.

¿Qué es un agua no apta para el baño por bacterias?

Aquélla que presenta proliferaciones de colonias de bacterias que, sin embargo, suelen vivir sin dar problemas en nuestro intestino. Desde el Ministerio Sanidad, Consumo y Bienestar explican que «se controlan analíticamente al menos los dos parámetros microbiológicos Enterococo intestinal y Escherichia coli)».

Cuando se superan los límites de 500 unidades formadoras de colonia (UFC) de E. coli por cada 100 mililitros de agua de muestra y cuando se superan las 185 de enterococos, el agua deja de ser apta para el baño.

¿Cómo llegan las bacterias fecales a las playas?

Las riadas o crecidas de cauces de arroyos, ramblas o ríos son capaces de verter al mar grandes cantidades de agua en pocas horas. Arrastran lo que se encuentran a su paso en episodios de torrencialidad, tal y como ya os contamos aquí.

Lo normal es que el agua que llegue a un río esté tratada. Las plantas de depuración utilizan desde ozono a radiación ultravioleta para destruir bacterias. Pero, como explica el subdirector de conservación de infraestructuras del Canal de Isabel II Manuel Rodríguez Quesada, «las fuertes lluvias pueden ser un problema en localidades pequeñas, que no cuentan con sistemas como los tanques de tormentas».

Estas instalaciones permiten retener la primera agua de lluvia, la más contaminante. Además, permiten encauzarla hacia las plantas de tratamiento. De otro modo, terminan «sin depurar» directamente en arroyos y ríos. Y, de ahí, al mar. Puede venir de aguas de riego, donde es posible la proliferación de bacterias, o de núcleos urbanos.

«El mayor problema de las costas españolas siguen siendo los vertidos de aguas residuales y su mala depuración«, explica la investigadora en Ciencias del Mar Clara Mejías (@Clarameba). La también coordinadora del informe Banderas Negras de Ecologistas en Acción recuerda que «España fue sancionada por este motivo con 12 millones de euros por la Unión Europea [sentencia del TEJ]».

Por disparatado que parezca, cuando ocurren episodios como estos se comprueba que las urbanizaciones no viertan sus aguas residuales fuera de la red. En el caso de Dénia, «se ha comprobado que todas las urbanizaciones de la zona están correctamente conectadas al alcantarillado», según el Ayuntamiento. Cosa que no ocurre el lugares como Gijón donde, sorprendentemente, «carecen de planta de tratamiento de todas sus aguas residuales», recalca Mejías. Es decir, se vierte directamente al Cantábrico, a la espera de poner en marcha instalaciones estancadas en un lodazal judicial y burocrático.

Parte de nuestro litoral sufre la presión de grandes concentraciones turísticas cada verano; ponen al límite a algunas de esas plantas de tratamiento, según explican la organización ecologista. Desde 2001 es obligatorio que todo municipio de más de 15.000 habitantes recicle y trate sus aguas residuales. Pero un municipio puede tener censados menos habitantes y multiplicar su población de facto en los meses veraniegos.

¿Qué pasa si me baño en presencia de estas bacterias?

Aunque habite en nuestro organismo –como la listeria– el enterococo o la E. coli es un problema si se multiplica mucho y se hace fuerte. Es decir, es una cuestión de cantidad. De vivir en el intestino pacíficamente, a provocar una diarrea.

La E.coli «es la causa más frecuente de infección urinaria y, en menor medida, de otras infecciones como meningitis en el neonato o infecciones respiratorias», ha explicado esta semana José María Miró, experto en enfermedades infecciosas de la SEIMC a Efe . Esta bacteria puede causar también dolencias comunes como gastroentiritis u otitis.

Bacteria fecal E. coli | Joaquin D Taylor (CC-BY)
Brillos de colonias de bacteria fecal E. coli | Joaquin D Taylor (CC-BY)

Entre los tipos de Escherichia coli que producen gastroenteritis, «el más destacado por su patogenicidad es el denominado E. coli enterohemorrágico, que produce un cuadro que va, desde dolores estomacales, hasta vómitos y diarrea, en muchas ocasiones sanguinolenta. Generalmente no hay fiebre o esta es baja y, la mayoría de los pacientes, se recupera en una semana», ha señalado el doctor.

En el agua, la bacteria puede acceder al organismo al tragar agua, por heridas, mucosas, aparato genitourinario u ojos. Pero lo normal es que nos contagiemos por comer productos contaminados. Típicamente, carne picada poco cocinada o alimentos mal conservados o en contacto con superficies por las que han pasado carnes crudas.

¿Cuánto dura un episodio de contaminación bacteriana?

Depende de la bacteria, pero de las que estamos hablando, «no suelen vivir más de 24 a 72 horas», explica Mejías.  En ello intervienen factores como la temperatura del agua o las corrientes. Que haya bacterias en un cauce es normal y no debería ser preocupante, puesto que su destino es morir rápido.

Los problemas llegan cuando las aguas se acumulan y estancan. «Ahí se puede dar una proliferación más peligrosa», explica la también bióloga.  Por eso, una piscina está siempre clorada o salada. Son tratamientos químicos que previenen la proliferación de bacterias y otros microorganismos.

¿Quién y cuándo controla las aguas de baño?

Las comunidades autónomas se encargan del control de las aguas de baño. Desde 2007, se establecen los parámetros en este Real Decreto relativos a las labores de vigilancia sanitaria. La norma viene de un mandato europeo, a partir de una directiva. Esto incluye los muestreos que pueden ser de quincenales a semanales. Aquí se puede ver el resultado control rutinario que cada semana hace la Conselleria d’Agricultura i Transició Ecològica  de la Generalitat Valenciana.

Las aguas se recogen en superficie y en el laboratorio se filtran y ‘hornean’ para hacer visibles las colonias bacterianas. Se pueden observar y contar incluso sin microscopio (puedes ver cómo brillan en ultravioleta las colonias, a simple vista, en la foto anterior).

Cuando hay riadas, se pueden hacer controles casi a diario. Desde el verano de 2008 se aplican esos criterios y los protocolos que incluyen que los ayuntamientos cierren las playas al baño en caso de presencia de agentes que pongan en riesgo la salud de las personas.

¿Son buenas las aguas de baño en España?

Cada año, el Ministerio de Sanidad publica un informe un informe sobre la calidad de las aguas a nivel nacional. En general, son de muy buena calidad. Según sus datos de 2018, el 92,2% de las playas tienen una nota de ‘excelente’. La cifra baja cuando analizamos las aguas de interior (ríos, pantanos, etc.).  Ahí ya pasamos a ser el país de la UE con mayor número de zonas de baño con aguas de calidad «insuficiente».

Pero en las playas hay puntos negros. La Agencia Europea de Medio Ambiente ha declarado peligrosas para la salud nueve playas españolas. Las playas que suspenden este examen son las de Lires y A Virxe do Camino (Muros, A Coruña); Bañugues (Gozón) y dos playas en Luarca (Valdés), las tres en Asturias; Badia de Sant Antoni, de la isla de Ibiza; Rec del Molí (L’Escala, Girona); Muelle Chico (Corralejo, en la isla de Fuerteventura), y El Confital (Las Palmas de Gran Canaria).

El estudio Banderas negras que publica paralelamente Ecologistas en Acción pone el foco en sitios que recurrentemente presentan problemas de contaminación y mala gestión de sus aguas. Los problemas «se multiplican por todo el territorio, pero sobre todo en las islas, donde el turismo masivo sobrepasa la capacidad de carga de las depuradoras, además de que muchas de estas instalaciones están obsoletas», explican desde la organización.

Esta temporada,  ha otorgado 48 banderas negras a espacios del litoral español donde repiten: el entorno del Hotel Algarrobico (Almería), la playa de Els Peixes (Valencia) y el puerto deportivo de San Vicente, en Cantabria.

¿Tiene que ver esto con las banderas azules?

No. Las banderas azules no representan de manera directa el resultado de estos estudios del agua de organismos públicos. Son otorgadas por la Fundación Europea para la Educación Ambiental, de ámbito privado. Que no ondee una bandera azul en una playa no indica que el agua no se óptima para el baño. La entidad valora también aspectos de gestión ambiental, seguridad y servicios.

Playa de Els Molins, en Dénia | Joanbanjo (CC-BY)
Playa de Els Molins, en Dénia | Joanbanjo (CC-BY)

Como muestra este reportaje de eldiario.es, algunos municipios reniegan de este distintivo. De hecho, se puede ver en el resultado de los análisis de la Generalitat Valenciana que varias playas sin bandera azul se consideran «excelentes» tanto desde el punto de vista de la calidad química del agua, como su aspecto o limpieza de la arena.

Fuentes:

  • Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar
  • Informes anuales del Proyecto Náyade
  • Informes de calidad de las aguas de la Generalitat Valenciana
  • Clara Mejías, bióloga y científica del mar de Ecologistas en Acción
  • Informe Banderas Negras
  • Doctor José María Miró, IDIBAPS/Clínic, SEIMC

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente