Newtral


No te creas el mensaje que asegura que hay una nueva forma de identificar el ictus
Siguiente

No te creas el mensaje que asegura que hay una nueva forma de identificar el ictus

Te contamos todas las imprecisiones de esta cadena de WhatsApp y por qué fijarse en este síntoma puede desviar la atención de otros que pueden ayudar a identificar un ictus.

Un mensaje viral sobre el ictus se reproduce y comparte por Facebook y mensajería instantánea. “Dicen los médicos que si mandas este correo a diez personas, tienes la oportunidad de salvar una vida. ¿Lo harás?”, comienza la publicación. Su objetivo es que quien lo lea pueda identificar a tiempo un ictus y revocar sus efectos. La novedad de la cadena es el descubrimiento de una supuesta nueva señal para reconocerlo: la forma en la que la persona afectada coloca la lengua.  Esta publicación es errónea.

María Alonso de Leciñana, neuróloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid y coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología, responde a Newtral que es falso que ésta sea una nueva forma para identificar el ictus. En cuanto a si la posición de la lengua indica que se está produciendo un ictus, Alonso aclara que “no es falso ni engañoso, es incorrecto” y nos explica por qué.

Los ictus producen síntomas dependiendo de la zona del cerebro que se vea afectada. El hecho de que la lengua se desvíe es un síntoma muy raro, puede ocurrir pero en un pequeñísimo porcentaje de los casos. Tienen que darse en unas circunstancias especiales. Es decir, que la lesión esté localizada anatómicamente en un lugar concreto”, nos cuenta.

Alonso de Leciñana opina que estos bulos pueden desviar la atención a síntomas que no son frecuentes, obviando los que sí lo son. Tal y como nos explica, la lengua puede o no estar torcida dependiendo del tipo de ictus que se esté sufriendo. ¿Cuáles son los más frecuentes? La experta en neurología los enumera y especifica que pueden producirse de forma aislada o todos juntos:

  1. Pérdida de fuerza o sensibilidad en un lado del cuerpo: “Es lo más frecuente y puede afectar o no a la cara, de tal forma que si se le pide al paciente que sonría, podrá ver que un lado de la cara no se eleva igual que el otro”, explica.
  2. “Si al paciente que está sufriendo un ictus se le pide que levante un brazo (o los dos) se verá que uno no lo eleva igual que el otro”. Añade que, aunque los eleve los dos, uno se va cayendo antes que el otro. Lo mismo ocurriría con la pierna.
  3. Otro síntoma, que afecta a muchos pacientes es la dificultad en el lenguaje: “bien para expresarse, o bien para entender lo que le están diciendo. Se le debe pedir al paciente que diga algo y puede que no conteste o diga cosas raras”.

Para determinar la veracidad de esta cadena también hemos preguntado a Alonso de Leciñana sobre la afirmación de la publicación que dice que “una víctima de ictus puede revertir/revocar los efectos totalmente” si “un neurólogo puede atenderla en menos de tres horas”. Según ella, esto “es algo más correcto, aunque el hecho de que haya pasado más tiempo de tres horas no quiere decir que no se pueda hacer nada”. El ictus es una enfermedad que depende del tiempo, es decir, cada minuto que pase más neuronas mueren si no se pone el tratamiento adecuado. Eso quiere decir que cuanto antes tratemos al paciente mejor, explica. 

Fuentes:

  • Asociación Española de Neurología
  • María Alonso de Leciñana, neuróloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid y coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología

 

Relacionados

Más vistos

Siguiente