Newtral


No hay constancia de una subida generalizada de la luz “encubierta” y hasta el 38%
Siguiente

No hay constancia de una subida generalizada de la luz “encubierta” y hasta el 38%

Una publicación compartida al menos 80 veces en Facebook afirma que ha habido una subida «encubierta» de la luz y que va a aumentar de precio mes a mes hasta llegar a un 38%.

La publicación no menciona ninguna fecha en la que ocurre la subida del precio de la luz pero se ha vuelto a compartir estos meses de junio y julio, y anticipa un aumento gradual en la factura eléctrica. La asociación de consumidores FACUA, que asesora y defiende a los consumidores frente a fraudes o abusos, ha señalado a Newtral que no les consta «ninguna subida encubierta». Sin embargo, precisan que «el riesgo de subida puede estar para los usuarios con la tarifa semirregulada [PVPC] que se pasen a otras tarifas del mercado libre«. Estas podrían alcanzar un porcentaje similar al mencionado en la imagen, según la asociación.

Por otra parte, fuentes del sector eléctrico indican que para que haya una subida del 38%, los impuestos tendrían que subir mucho ya que representan una gran proporción de la factura. Además, las estimaciones suelen hacerse sobre el precio del mercado mayorista. Endesa calcula por ejemplo que para 2019, el precio medio diario en el mercado será de 56,5 euros/MWh, un aumento de 5,6 puntos porcentuales respecto a 2018.

Como consumidor de energía eléctrica, existe la posibilidad de estar en el mercado regulado (llamado PVPC, Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) o en el mercado libre. Los consumidores con más de 10 kilovatios (kW) de potencia sólo pueden contratar en libre mercado, donde el precio se fija por contrato, por la evolución del mercado eléctrico o a través de un precio fijo. Por el contrario, en el mercado regulado el precio varía cada hora en función de la oferta y la demanda y su metodología de cálculo está regulada por un real decreto.

Hemos consultado a expertos energéticos y consultado la legalidad vigente para explicar cómo se calcula el precio de la luz y de qué forma se expone en la factura. Para analizar cuánto ha bajado o subido el precio de la electricidad, el operador del mercado (OMIE) ofrece datos del mercado diario de producción, que corresponde aproximadamente al 90% del precio total. También ofrece datos del precio final medio.

Evolución de precios

Desde el 1 de enero al 31 de junio de 2019, el precio medio del mercado diario descendió un 23,9%. En comparación con el mes de mayo, bajó un 2,48%. Y respecto al mismo mes de 2018, bajó un 20%. «Son datos actuales, no podemos hacer una extrapolación hasta finales de 2019», subrayan desde el OMIE, el mercado mayorista que fija el precio de la mayor parte del recibo de la luz.

El descenso del precio de la electricidad se explica fundamentalmente por el bajo precio del gas. «El precio del mercado spot de gas se ha reducido un 57% frente al mismo mes del año pasado», indica el informe del mercado eléctrico de la consultora energética Grupo Ase.  “El gas es una de las fuentes más importantes de generación de electricidad”, subraya Leo Gago, uno de los analistas del Grupo Ase y autor del informe. Según indica, el 26,5% de generación eléctrica producido en junio es de ciclo combinado. Es decir, de gas. «Para producir electricidad, se quema gas«, explica. El resto se distribuye entre energía nuclear, eólica, hidráulica, solar y carbón. Para el próximo trimestre, la previsión es que los precios serán similares a los de ahora.

¿Qué incluye la factura de la luz?

Lo que pagamos en nuestra factura depende, entre otras cosas, del tipo de consumidor que somos. No es lo mismo ser una Pyme, una gran empresa o un consumidor doméstico. Pero además, el recibo de electricidad que nos llega a casa no incluye únicamente lo que hemos consumido. Lo que incluye es:

1. La energía consumida. Este precio incluye el precio de la energía en el mercado diario de producción (como hemos indicado, cerca del 90% del total), el precio del mercado intradiario y de los mercados de los servicios de ajuste, la retribución del operador del mercado y del operador del sistema (Red Eléctrica de España, REE), los precios de los pagos por capacidad y el servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad en la península así como el margen de comercialización del comercializador que suministra.

2. Los peajes de acceso. Estos sufragan los costes regulados del sector y son fijados cada año por el Gobierno en una orden ministerial. Incluyen la retribución a REE y los distribuidores por el mantenimiento de la red de transporte y distribución, el régimen retributivo específico de los productores de energías renovables, el sobrecoste de generación en los territorios no peninsulares, las anualidades del déficit de tarifa que se generó en años pasados y otros costes.

3. El alquiler del equipo de medida. Se refiere al contador cuando no es propiedad del consumidor.

4. Los impuestos indirectos que gravan el consumo de electricidad. Incluyen el  impuesto especial sobre la electricidad, con un tipo del 5,1127% y el IVA, con un tipo del 21%.

El precio de la electricidad aumenta desde 2016

En el siguiente gráfico, podemos observar la evolución del precio final medio desde 2009 hasta 2018. En los últimos diez años, el precio ha aumentado un 64%, alcanzando un pico en 2011 y en 2015. Pero es sobre todo desde 2016 que el precio de la energía eléctrica sube. Una de las explicaciones de este incremento es el auge del precio de las emisiones. «En 2016, las emisiones costaban 3 y ahora cuestan 27«, explica Leo Gago.

 

Para calcular el precio de las facturas de electricidad, también existe el simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El Instituto Nacional de Estadísticas, en su índice de precios de consumo, también ofrece datos sobre el precio de la electricidad.

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente