Newtral
Mujeres a las armas
Siguiente

Mujeres a las armas

El 24 de febrero de 1988 era el primer día de la historia de España que las mujeres podían entrar en las Fuerzas Armadas del Reino

24 de febrero de 1988. Las mujeres pueden entrar en las Fuerzas Armadas. Antes de esa fecha, no podían ocupar ningún cargo militar. Un año después, en 1989, se aprueba la Ley Reguladora del Régimen de Personal Militar que concretaba la entrada de la mujer al Ejército y que establecía que “no existirá distinción tecnológica” entre sexos.

Pero aún no fueron integradas por completo. Fue en 1992 cuando, por medio de un Real Decreto Ley, ampliaron los destinos de las mujeres dentro de las Fuerzas Armadas. Aun así, no podían operar en Legión, operaciones especiales, fuerzas de desembarco y más puestos de “especial” peligrosidad.

No fue hasta 1999 cuando se establece un principio de igualdad total en el que no vetaba ni los destinos ni la entrada a los distintos cuerpos a las mujeres. A partir de entonces, la mujer ya tenía completa disponibilidad para hacer carrera en el Ejército.

En el ejército español

En la actualidad, la mujer supera por poco el 10% de presencia en los cuerpos militares: 11,6% en el Ejército de Tierra, 13% en la Armada y 13,9% en el Ejército del Aire. Es en los Cuerpos Comunes – departamentos como el de Sanidad o Música – donde las mujeres alcanzan cotas más altas: 30% del cuerpo.

Respecto a la cúpula militar, España es de hombres tomar. El 99,6% de los puestos de oficiales generales los ocupan hombres, un porcentaje que no baja del 90% ni en oficiales ni en subofciales. Tan solo en el grueso de las Fuerzas Armadas (tropas y marina), la mujer ocupa un 16,2% de los cargos.

El mayor logro se alcanza este año, en 2020, cuando María Gámez era nombrada directora de la Guardia Civil. “Es una cifra claramente insuficiente y debe crecer, igual que debe aumentar la presencia de mujeres en los puestos de responsabilidad más altos. Somos la mitad de la población y no podemos conformarnos con esta realidad”, afirmó durante su nombramiento, haciendo referencia al porcentaje de mujeres en el cuerpo: 7,3%.

La OTAN, pendiente

Dentro de la OTAN, España ocupa el noveno puesto en presencia de mujeres en su Fuerzas Armadas. El que más, Hungría con un 20%; el que menos, Polonia con el 5% (datos de 2019). Algunos estados del Tratado para el Atlántico Norte no disponen de una legislación tan abierta como la española.

Estados Unidos, Grecia o incluso Gran Bretaña valoran en sus leyes la posibilidad de que las mujeres no puedan participar en ciertas misiones ni entrar en algunos destacamentos. Principalmente, estas normas hacen prohíben, o permiten prohibir, la entrada de mujeres en cuerpos de enfrentamiento directo habitual.

Es decir, se valora la capacidad del oficial de denegar su presencia y su actuación n misiones concretas o incluso ser alistada en un cuerpo particular que se habilité en muchas “misiones de campo”.

Fuentes

  • Apuntes sobre la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas, estudio académico de Carlos Echevarría Rodríguez.
  • Los marines no querían a las mujeres en combate; ella demostró que se equivocaban, del NYT.
  • 28 años de la mujer en las Fuerzas Armadas: ¿cuánta presencia femenina hay en el ejército?, de Europa Press.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente