Newtral
Málaga, ante la posibilidad de incorporar una tasa turística
Siguiente

Málaga, ante la posibilidad de incorporar una tasa turística

El equipo de gobierno de Málaga votó en contra de estudiar la aplicación de una tasa turística en el plenario del Ayuntamiento para luego confirmar que sí lo analizaría en la próxima reunión del Foro de Turismo

La concejal de Turismo de la ciudad de Málaga, María Rosa Sánchez, anunció el 16 de diciembre que en la reunión del 15 de enero del Foro de Turismo, integrado por el Ayuntamiento, los principales agentes del sector empresarial de la ciudad, el aeropuerto y un experto de la Universidad de Málaga, se debatirá sobre la imposición de una tasa turística. Este impuesto ya existe en Cataluña desde 2012 y en las Islas Baleares desde 2016, en una segunda versión, así como en múltiples ciudades europeas con precios que van de los 0,60 a los 3 o 4 euros por noche. 

La moción presentada en la Comisión de Economía y Hacienda del Consistorio por la formación de Adelante Málaga, fue rechazada por Ciudadanos y Partido Popular. El motivo del rechazo, que la coalición de Podemos e Izquierda Unida proponía encargar un estudio sobre el tema, algo que según Sánchez ya se habían hecho en los últimos meses. Aunque, según Onda Cero, este “cuenta con menos de cuatro informes”

En la comisión los de Adelante Madrid sí consiguieron aprobar por unanimidad la constitución de una mesa técnica que estudie una estrategia de descentralización turística para redistribuir a los visitantes más allá del centro. Sobre todo a raíz de los atascos kilométricos como consecuencia del alumbrado navideño

Lo más importante

Las diferencias entre PP y Ciudadanos se dejaron notar en la comisión. Aunque ambos coinciden en que no es el momento de aplicarla tasa, los populares sí que abren la puerta, paradójicamente, a llegar a un consenso con el sector y la comunidad autónoma en el Foro. Hecho que no parece factible, y lo saben, ya que con anterioridad y por vías diferentes el sector hotelero y la Junta de Andalucía lo han descartado: “la tasa turística no soluciona absolutamente ningún problema”, apuntaba a mediados de año Juan Marín, vicepresidente de la Junta en un desayuno informativo del diario Ideal.

Todo lo contrario a los socialistas, que ahora sí consideran que el impuesto ayudaría al Ayuntamiento a solventar el incremento de las partidas de seguridad, limpieza y otros servicios públicos como consecuencia del aumento de visitantes. Ante esto el edil de Adelante Málaga, Nicolás Sguiglia, aportó datos. Un importe de pernoctaciones similar al fijado en Barcelona, que oscila entre los 0,75 y los 2,5 euros por turista y noche en función de la categoría del alojamiento, reportaría 4 millones de euros anuales.

¿Cuál es el contexto?

El debate sobre las tasas turísticas lleva más de tres años dando vueltas por Andalucía. Todo se enturbió a principios de 2016, cuando el gobierno socialista de Juan Espadas aceleró el tema en Sevilla.  A este le siguieron otras propuestas en Granada y Córdoba. Y ahora, a la moda del eje turístico, se añade Málaga, a la que tampoco se augura mucho recorrido. Porque, así como pasó con Espadas, sus propios compañeros de la Junta no lo apoyan debido a una hipotética pérdida de competitividad. 

El sector hotelero tampoco lo ve posible el consenso. Tal y como explicó el presidente de la patronal hotelera de la Costa del Sol a El Confidencial, Luis Callejón, ellos siempre pagan “más que el resto”: “Tenemos un IBI superior a cualquier otra actividad (…) ya estamos ‘acribillados’ y cansados”.

Los expertos en la materia coinciden que todas las quejas son justificadas. Ante ello explican que es necesario que se tenga claro “el destino de los fondos” y “el diseño de la propia tasa”, según explicó Antonio López de Ávila, CEO de Tourism Data Driven Solution (TDDS).

¿Que hay que tener en cuenta?

La tasa turística se inició en España en Baleares entre el 2002 y 2003 con la denominación de ecotasa con el fin de que la actividad turística financiara en parte la preservación del medio ambiente. Fue aprobada por el Parlament de les Illes Balears -y bajo el gobierno socialista de Francesc Antich- en abril de 2001, con el único voto en contra del Partido Popular.

#Fact

La importancia del negocio turístico en Málaga se pone de relieve en el dato de pasajeros recibidos que, anualmente, facilita AENA. En 2018, el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol recibió más de 19 millones de pasajeros, solo por detrás de los aeropuertos de Madrid (57,8 millones), Barcelona (50,1) y Palma de Mallorca (29,0).

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente