Newtral
Los padres bisiestos de la Casa Blanca
Siguiente

Los padres bisiestos de la Casa Blanca

El 20 de enero es el dia que, según la vigésima enmienda de los Estados Unidos, toma posesión el presidente electo para dar comiezo su mandato

20 de enero de 2017. Donald Trump toma posesión como presidente de los Estados Unidos. 20 de enero de 2009. Barack Obama jura como primer presidente negro de los Estados Unidos. 20 de enero de 2001, Bush (hijo) hace lo propio. Tranquilidad, hay más: 20 de enero de 1993 Bill Clinton, 20 de enero de 1989 Bush (padre), 20 de enero de 1981 Ronald Reagan… y esta fecha se remonta hasta 1933, cuando F.D. Roosvelt toma posesión el 4 de marzo de 1933.

Cada cuatro años, el 20 de enero es el segundo “4th of July” en Estados Unidos. Washington se viste de gala para ver cómo la persona elegida dos meses antes (en noviembre del año anterior a la toma de posesión) jura ante la capital su mandato de presidente de la mayor potencia de Occidente. Se trata de un acontecimiento al que asisten (normalmente) varios miles de estadounidenses y que se emite en directo en la gran mayoría de países. Un espectáculo.

45 han sido las personas desde que en 1789 George Washington se aventurara a liderar la nación, ya independizada de Reino Unido. 45 hombres, exceptuando a Obama que era negro, blancos que no siempre juraron el 20 de enero. Desde el final del mandato de Washington, en 1797, hasta el segundo mandato de Roosvelt en 1937, los elegidos para liderar la democracia liberal más poderosa del mundo juraban el cargo el 4 de marzo.

En EE.UU. todo son enmiendas

El 4 de marzo era para EE.UU. lo que el 20 de enero es ahora. La enmienda XX (20) del país recogía que ese era el día que daba comienzo el mandato del presidente: cuatro meses después de las elecciones. Aquella época era la del siglo XVIII, casi XIX, y tanto el Congreso como el presidente, si no era de la capital, debían trasladarse hasta Washington para jurar.

Por ejemplo, entre Miami y Washington es de 1487 kilómetros, la misma que entre Barcelona y Berlín. En aquella época, los medios de transporte no eran tan eficientes como los actuales, tampoco existía aún el avión. Por lo que las travesías podían alargarse algunas semanas. A eso hay que sumarle la necesidad de mucho de ellos de, tal y como recoge las enmiendas, dejar “sus asuntos en orden” antes de mudarse a la capital.

Pero la industrialización del país a lo largo del siglo XIX y la mejora de los medios de transporte hizo que ya a finales de ese siglo el tiempo de espera fuera demasiado largo. El final de esta tradición vino de la mano de Franklin D. Roosvelt, el presidente que tuvo que encarar tanto la Gran Depresión como la Segunda Guerra Mundial. El motivo, principal, fue que la espera lo incapacitaba para tomar medidas “urgentes” para palear la profunda crisis en Estados Unidos.

De esta manera, F.D. Roosvelt fue el último presidente de los Estados Unidos en jurar su cargo el 4 de marzo de 1933 y el primero en hacerlo en la “nueva” fecha, el 20 de enero de 1937 (su segundo mandato). Una máxima que recogen la sección uno de la vigésima enmienda: “Los períodos del presidente y el vicepresidente terminarán al medio día del veinte de enero“.

Domingo, día de meriendas

Desde 1937, todos los presidentes electos de EE.UU. han jurado su cargo en el Capitolio el 20 de enero. El primero tras Roosvelt, Harry S. Truman, republicano, el 20 de enero de 1949. Es una fecha inamovible… excepto que caiga en domingo.

Si el 20 de enero de la toma de posesión es un domingo, la celebración se realiza al día siguiente, 21 de enero. Este ha sido el caso de D. Eisenhower, Ronald Reagan y Barack Obama; pero solo se trata del desfile y jura pública. En los tres casos, los presidentes juran el domingo en una sesión privada ante el juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. Obama, en su primer mandato, también se vio obligado a jurar dos veces, pero, en esta ocasión, por un fallo del juez al leer el fragmento de la Constitución.

Otras curiosidades para las sobremesas. La Constitución de los Estados Unidos recoge dos maneras de tomar posesión: “jurar” o “afirmar”, son las dos únicas fórmulas para que un presidente electo pase a ser presidente de facto. A pesar de que no destaca ninguna sobre otra, todos los presidentes “han jurado” su cargo; excepto Franklin Pierce que en 1853 “afirmó” su mandato. Esto se debe a la connotación religiosa que tiene el término “jurar”.

Y de religiones va la cuestión. A pesar de que no establece que las personas electas deben jurar (o afirmar) ante Dios ni sobre la Biblia, pero es algo casi tradicional. Solo dos presidentes han jurado su cargo sin ningún libro religioso sobre la mesa: T. Roosvelt y John Q. Adams. Al contrario, Barack Obama goza del récord de número de Biblias en su jura: tres. Una que pertenecía a la abuela de su mujer, Michelle; la que pertenecía a Abraham Lincoln – esta es la que suelen tener los presidentes en toma de posesión – y la de Martin Luther King.

El último, y actual, presidente de los Estados Unidos no está exento de datos. En su toma de posesión, izó cinco banderas (algo no tan habitual). En el centro, la bandera oficial de los Estados Unidos; a los lados interiores, dos banderas con 13 estrellas que representan las colonias originales; y en los laterales exteriores, las “Banderas de Betsy Ross”, a la que se le atribuye el diseño.

Fuentes

  • Constitución de los Estados Unidos actual.
  • Why Are Presidential Inaugurations Held On January 20th?, en Our White House.
  • Franklin Delano Roosevelt’s Inauguration, en la Biblioteca del Congreso (de los EE.UU.).
  • EVERYTHING YOU NEED TO KNOW ABOUT INAUGURATION DAY IN WASHINGTON, DC Everything you need to know about inauguration day en Washington, DC; en Washington.org
  • United States presidential inauguration, en Britannica.
  • Consulta a la web del Senado (de los EE.UU.).

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente