Newtral


La mayor indemnización a afectados por el amianto: preguntas y respuestas sobre la sentencia
Siguiente

La mayor indemnización a afectados por el amianto: preguntas y respuestas sobre la sentencia

La Audiencia Provincial de Madrid condena a la compañía Uralita S.A. a compensar a 14 afectados con 3,5 millones de euros —en total— por los efectos en la salud del amianto, un material cancerígeno. Te contamos qué supone este fallo judicial

3,5 millones de euros. Es la condena que la sección decimoctava de la Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto a la empresa Uralita S.A. (ahora Coemat) por haber causado daños en la salud a 14 vecinos que residían cerca de esta fábrica que manipulaba amianto, en las localidades colindantes de Cerdanyola y Ripollet (Barcelona).

La sentencia [descarga aquí la sentencia], del 24 de octubre de 2019, es la mayor indemnización impuesta hasta la fecha por los tribunales españoles contra Uralita S.A., que durante décadas fue el principal importador y productor de amianto en España.

¿Qué dice la sentencia?

El colectivo de vecinos (14 en total) al que hace referencia la sentencia se vio afectado por la inhalación de las fibras de asbesto (o amianto) en el ámbito doméstico a pesar de no mantener relación laboral con la empresa. «Esto se debe a dos causas, principalmente: convivir con familiares que sí trabajaban en la fábrica y acudían a su domicilio con la ropa de trabajo impregnada de amianto o por vivir en las inmediaciones del centro fabril», explica a Newtral Esther Costa, una de las dos abogadas que ha llevado el caso.

Según se puede leer en el fallo judicial, «Uralita S.A., conociendo el peligro que conllevaba la utilización e inhalación de fibras de amianto, no actuó con la diligencia exigible al emitir sin el control adecuado al ambiente exterior las fibras de amianto de su explotación industrial, con lo que incurrió en responsabilidad civil de carácter extracontractual por los daños causados en las poblaciones circundantes de Cerdanyola y Ripollet al inhalar sus habitantes las fibras de amianto emitidas al ambiente exterior sin el debido control».

El médico Carlos Piñeiro, uno de los mayores expertos en España sobre cómo afecta el amianto a la salud, señala a Newtral que este tipo de «contaminación ambiental puede provocar afecciones importantes».

«El problema es que no tenemos definido un umbral, es decir, a partir de cuántas fibras inhaladas se desarrolla, por ejemplo, una patología tumoral. Aunque suele estar vinculado a un alto número de fibras», añade Piñeiro.

¿Por qué es una sentencia relevante?

Como decíamos, esta sentencia viene a reconocer la afectación en «pasivos», es decir, personas sin vinculación laboral con la fábrica que han inhalado fibras de amianto bien porque residían cerca de Uralita S.A. (la mayoría de los casos que recoge esta sentencia) o por convivir con familiares que sí trabajaban en la fábrica.

«Esta es la segunda vez que una sentencia nos da la razón», explica la letrada Esther Costa, de Colectivo Ronda, especializada en este tipo de demandas. «La primera sentencia, dictada también por la Audiencia Provincial de Madrid, está en el Supremo porque Uralita S.A., ahora Coemat, lo recurre todo. Seguramente también recurra esta sentencia», señala.

«Pero hay dos cuestiones novedosas: al ser la segunda sentencia que nos da la razón, es decir, que confirma el criterio de que los afectados ambientales deben ser indemnizados, ya tenemos el concepto de jurisprudencia», apunta Costa.

La segunda cuestión relevante es que «la sentencia recoge una indemnización de acuerdo a un baremo de 2015, por lo que han aumentado las cuantías». En total, 3,5 millones de euros, que supone la mayor cuantía a víctimas del amianto hasta el momento.

Los indemnizados: ¿son víctimas directas?

No. La abogada Esther Costa explica que de los 14 indemnizados, «solo hay una persona que es víctima directa». «El resto ha muerto por el camino o antes incluso de comenzar el proceso».

«Cuando a una persona la diagnostican y muere antes de interponer una demanda o o fallece durante el proceso judicial, sus herederos se colocan en su lugar. Esos herederos tiene, por un lado, derecho a reclamar aquello que estaba reclamando la persona fallecida. Pero esos herederos también tienen derecho a reclamar lo que les corresponde por la pérdida de esa persona (padre, madre, marido, esposa, hijo…). Son daños diferentes y se tienen que indemnizar ambos», explica la letrada de Colectivo Ronda.

Es decir, esta sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid reconoce el derecho de la víctima a cobrar aunque ya haya fallecido —a través de sus herederos—, así como el derecho de los herederos a ser indemnizados por la pérdida de ese familiar.

Fibras de amianto | Fuente: Bill Bradley (Wikipedia)

¿Qué es el amianto?

«El amianto o asbesto es un carcinógeno —o cancerígeno— para humanos. Esto está absolutamente comprobado y reconocido por los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud», apunta el doctor Carlos Piñeiro.

«Era barato, incombustible y muy resistente. Lo llamaban ‘el mineral mágico’», señala Esther Costa. «Se utilizó especialmente en los años 60 y 70 y con él se fabricaba fibrocemento para la construcción [como en el caso de Uralita S.A.], pero también se usaba para hacer cubrir tuberías y canalones o para hacer cobertizos de uralita, jardineras, cortinas ignífugas…», añade.

¿Qué efectos tiene para la salud?

Las fibras que desprende el mineral se incrustan en los pulmones y provocan enfermedades respiratorias, así como cáncer de pleura y pulmón. Las dos principales, según el doctor Carlos Piñeiro, son «la asbestosis pulmonar y el mesotelioma pleural».

El principal problema, según este experto, es el «periodo de latencia», es decir, «el tiempo que tarda en aparecer la enfermedad después de la exposición, que suele ser largo».

Según este experto en afecciones derivadas del amianto, «cuando había una gran exposición al amianto a nivel laboral, aparecía la asbestosis a partir de los ocho o diez años». «Pero hay otros periodos de latencia: uno que puede oscilar entre los 18 y 21 años y otro de entre 30 y 50 años tras la exposición».

Esto, a veces, dificulta el diagnóstico: «A veces es muy difícil detectar la fuente del problema después de tantos años tras la exposición», añade Carlos Piñeiro.

¿Cuándo se prohibió en España?

En 2002. La orden ministerial, aprobada el 7 de diciembre de 2001, establecía un plazo de seis meses para su entrada en vigor, pero introducía una prórroga de seis meses para la comercialización de los productos ya fabricados.

  • De diciembre de 2001 a junio de 2002: España todavía podía fabricar productos con amianto
  • Junio de 2002: entra en vigor la prohibición de fabricar productos con amianto pero sí se pueden comercializar e instalar aquellos que han sido fabricados antes de junio de 2002
  • Diciembre de 2002: entra en vigor la prohibición de producir, comercializar e instalar productos que contengan amianto
Techo de uralita | Fuente: Karol Pilch (Wikipedia)

¿Todavía hay lugares en España donde este material está presente?

. Según Carlos Piñeiro, «la Unión Europea tenía una ayuda específica para retirar el amianto, sobre todo, en construcción y edificios». «Curiosamente, España no se ha acogido nunca a este tipo de ayudas. Creo que es porque nunca se ha querido reconocer la problemática», añade.

Según la experiencia de este médico, que ha evaluado la exposición al amianto en otros países europeos, España debería haber seguido el ejemplo de Italia: «Allí se utiliza un sistema de diagnóstico con drones que permite identificar el amianto en construcciones. Los ayuntamientos establecen mapas específicos, y la retirada y cambio de material se aborda con ayudas europeas».

Para Piñeiro, es un actual riesgo para la salud. «Aunqe se diga que la exposición es mínima, a partir de los 20 años la integridad del fibrocemento se vuelve más vulnerable. Si empieza a eliminar fibras porque el material se degrada, puede ser perjudicial. Como no existe un umbral específico de qué nivel de exposición puede ocasionar problemas, a nivel ambiental es un riesgo».

Fuentes consultadas

  • Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid
  • Esther Costa, abogada de Colectivo Ronda, que lleva este y otros casos relacionados con la afectación por amianto
  • Carlos Piñeiro, médico experto en los daños que el amianto provoca en la salud
  • Orden ministerial de diciembre de 2001 para la regulación del amianto en España

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente