Newtral


La comparativa taxi-VTC a examen
Siguiente

La comparativa taxi-VTC a examen

Jesús Espinosa / Inés Calderón

El enfrentamiento entre el taxi y el de la VTC también se ha trasladado a las redes. Nos habéis pedido comprobar los datos de una imagen, que se comparte vía WhatsApp, que compara ambos sectores dando diferentes cifras. Además de consultar la legislación al respecto, hemos contactado con dos ayuntamientos representativos, el de Madrid y el de Barcelona, y con asociaciones de taxi y VTC, como Élite Taxi y Unauto VTC, para desmentir o corroborar los datos de esta tabla.

Antes de nada, una breve historia de la regulación

Uno de los principales motivos de enfrentamiento entre taxis y VTC se debe a la limitación legal que establece que sólo se puede conceder una licencia de VTC por cada 30 licencias de taxis. Mientras que los taxistas se quejan de que esta proporción no se cumple, los representantes de las empresas de VTC dicen que sí. La controversia surge porque esta regulación no siempre ha estado vigente, sino que la normativa ha ido cambiando con los años.

Esta proporción 1/30 se introdujo en el ordenamiento jurídico español a través de la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, de 1987 y estuvo vigente hasta el año 2009, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero liberalizó el sector a través de la llamada Ley Ómnibus, cuyo artículo 133.1 decía: “La actividad de arrendamiento de vehículos sin conductor podrá ser realizada libremente por todas aquellas empresas que cumplan las obligaciones que, por razones de índole fiscal, social y laboral o de seguridad ciudadana o vial, les vengan impuestas por la legislación reguladora de tales materias”.

En 2013, el Gobierno de Mariano Rajoy, a través de la Ley 9/2013, volvió a modificar la regulación, abriendo la puerta a nuevas limitaciones (podrán establecerse limitaciones reglamentarias al otorgamiento tanto de nuevas autorizaciones habilitantes para la realización de transporte interurbano en esa clase de vehículos como de las que habilitan para el arrendamiento de vehículos con conductor”).

 

La limitación se impuso de forma efectiva por el decreto 1057/2015, que volvía a la regulación del 1/30. El Tribunal Supremo avaló en una sentencia de hace unos meses esta limitación, aunque anuló otras exigencias de la norma.

No obstante, paralelamente el Supremo también ha dado la razón a varias empresas de VTC que habían demandado a las comunidades autónomas por negarles licencias correspondientes a los años 2009-2015, cuando el sector estuvo liberalizado. La organización de VTC espera que se recuperen unas 10.000 licencias correspondientes a este periodo.

Por tanto, tanto las asociaciones del taxi como las de VTC tienen parte de razón. Por un lado, la limitación 1/30 se cumple desde su vigencia en 2015, pero en muchos municipios (Madrid, Barcelona…) no se cumple ya que durante los años con el sector liberalizado se sobrepasó esta proporción. En estos casos, la única manera de hacer cumplir el 1/30 es retirando o negando licencias ya concedidas antes de 2015.

Costes de las licencias

Una de las quejas en el sector del taxi es el precio de las licencias. Según un informe de la CNMC, en el año 2016, el valor de una licencia de taxi, por ejemplo en el Área Metropolitana de Barcelona, era de 134.115 euros.

En el año 2015 el valor medio de una licencia en el mercado secundario alcanzó los 220.271 euros en la ciudad de San Sebastián, 215.000 euros en Santander, 205.957 euros en Palma de Mallorca, 190.000 euros en Segovia, 142.254 euros en Madrid o 139.750 euros en Toledo, por citar algunos ejemplos, según este otro informe de la CNMC.

Sin embargo, esos precios de las licencias son debido al mercado especulativo de las mismas. En su origen, cuando se otorgaban en los Ayuntamientos, el precio era muy inferior. Por ejemplo, desde el Ayuntamiento de Madrid nos explican que “las últimas licencias se otorgaron en 1980 o anteriormente, y es probable que incluso algunas se concediesen gratuitamente”. En Barcelona costaban unas 75.000 pesetas, lo que ahora serían 450 euros.

Sin embargo, el precio de las licencias de VTC en el mercado secundario oscila entre 30 y 50.000 euros, según Unauto VTC, la asociación mayoritaria en el sector de alquiler de vehículos con conductor en España, y no solamente de 30 como se especifica en la tabla.

Turnos por licencia

En el caso de los VTC, la asociación nos confirma que, efectivamente, pueden darse dos turnos en 24 horas. Sin embargo, en el caso del taxi, la tabla asegura que es “un solo turno por licencia” pero en Barcelona, por ejemplo, “los turnos se los organiza cada titular de la licencia, no hay obligación de hacer un turno determinado”, explica el Ayuntamiento.

También en el caso de Madrid “no se establece las jornadas de trabajo de los conductores sino el tiempo máximo y mínimo de prestación de servicio de las licencias”.

Homologación de los coches y renting

En cuanto a los VTC, la tabla se especifica que los coches VTC con conductor son por “renting”, sin embargo, desde la asociación explican que esto no es cierto. Las empresas tienen flotas con coches propios que son los que luego asignan a los conductores. El que lo conduce, en ese caso, no es dueño del mismo.

Por otro lado, tanto en Madrid como en Barcelona los coches deben estar homologados bajo unas especificaciones que parten del Institut de Metropolità del Taxi (IMET) o la ordenanza reguladora del taxi, en el caso de Madrid. En este último caso, explican fuentes del consistorio que los requisitos son “fundamentalmente la etiqueta medioambiental y dimensiones mínimas”.

ITV y taxímetro

Los vehículos VTC tienen que pasar la ITV de forma anual (la tabla especifica que es cada dos años, lo que es falso) si son vehículos de hasta 5 años de antigüedad y semestral a partir de entonces. Un vehículo de taxi tanto en Madrid como en Barcelona, por ejemplo, tiene que pasar la ITV y la revisión del taxímetro de forma anual. En Madrid, los vehículos Taxi, tras los primeros 5 años, también se pasa a una revisión semestral.

Requerimiento de carnet

Hay que distinguir en este sentido dos aspectos. Son diferentes los requisitos para ser titular de una licencia a los requisitos para obtener el permiso para ser conductor de auto-taxi.

En Madrid, por ejemplo, para obtener una licencia de taxi no es necesario realizar ninguna prueba teórica. Sin embargo, para obtener el permiso de conductor hace falta realizar un examen y acreditar otros requisitos específicos, tal y como nos confirman desde el Ayuntamiento.

En el caso de las VTC en Madrid, para poder ser conductor, piden en algunos casos el permiso de conductor con al menos 2 años de antigüedad.

Precio

En cuanto al precio de las tarifas de VTC, la asociación asegura que se dan como precio cerrado para el cliente, y lo conoce antes de hacer el viaje, cosa que en el taxi no ocurre. Aunque sí es cierto que el precio de VTC es variable en función de la oferta y la demanda, pero sin suplementos por aeropuerto o estaciones o maletas.

Tarifas

Las tarifas de los taxis son establecidas por la Administración anualmente, mientras que las de las VTC se rigen bajo la oferta y la demanda. Por ejemplo, estas son las tarifas del taxi para 2019 en Madrid.

Impuestos

Lo que asegura la tabla sobre el pago de impuestos, según nos explican desde Unauto VTC, es falso. De cada carrera que realiza un coche con licencia VTC, un porcentaje va para la empresa (como Cabify, Uber…). Ese porcentaje puede rondar el 20%, según nos confirman asociaciones de VTC, Cabify tiene su sede fiscal en Delaware (EE.UU) y Uber está radicada en Holanda; España no considera paraíso fiscal a ninguno de estos dos lugares (aquí puede consultar la lista de paraísos fiscales considerados por España) y, además, Cabify como Uber paga los correspondientes impuestos en España, explican. Además, no existe constancia de que la Agencia Tributaria haya abierto expediente alguno a estas empresas por no cumplir la normativa tributaria al respecto.

 

 

 

Relacionados

Más vistos

Siguiente