Newtral


El ‘Yo acuso’ de Polanski
Siguiente

El ‘Yo acuso’ de Polanski

El cineasta es uno de los protagonistas indiscutibles en el festival de Venecia, donde presenta su primera película en la era del #MeToo sobre el caso Dreyfus

El director Roman Polanski con su esposa, Emmanuelle Seigner | Wikimedia

Pedro Almodóvar, Brad Pitt, Scarlett Johansson, Catherine Deneuve… Son algunos de los protagonistas de la 76 edición del Festival de Venecia 2019, el bastión del cine europeo con el que arranca la carrera hacia los Oscar. Los focos están repartidos entre el León de Oro honorífico de Almodóvar, la escasa representación de apenas dos directoras (la saudí Haifaa Al Mansour y la australiana Shannon Murphy) en una competición de 21 títulos, mucho Hollywood y hasta un espacio para las producciones de las plataformas han acaparado los focos, pero gran parte de la atención recae estos días sobre el gran ausente de la cita: Roman Polanski. 

¿Por qué es importante?

El director polaco de 86 años de edad estrena una de las cintas más esperadas, J’accuse (El oficial y el espía), su primera película en la era del #MeToo. Al encontrarse en busca y captura de EE.UU. por la violación de una menor de 13 años en 1977, no pisará la alfombra roja, para evitar que se active el protocolo de detención en virtud de los acuerdos de extradición con Italia y no pase lo mismo que en un festival de Zúrich hace una década, cuando fue detenido.

Por el momento, se desconoce si intervendrá este viernes a través de una vídeollamada en la rueda de prensa de presentación de la cinta, en la que sí estarán presentes los actores Jean Dujardin, Louis Garrell y su mujer, Emmanuelle Seigner. Es clave destacar que Polanski vuelve al circuito con una película cargada de contenido, pues se centra en el caso Dreyfus. Es la historia del escándalo político que sacudió la Francia de 1894 cuando un capitán del ejército de origen judío fue acusado en falso de espionaje y condenado a cadena perpetua. Este fallo causó tal desazón en Francia que el escritor Émile Zola se arriesgó a perderlo todo al escribir su emblemático artículo “Yo acuso”, con el que logró que se reabriera el caso y Dreyfus fuera declarado inocente. 

¿Cuál es el contexto?

No sería prudente concluir sin haber visto la película que el director franco-polaco plantea esta historia de una caza de brujas en paralelo a su experiencia, pero la web Deadline recuperó este jueves una extensa entrevista que sirvió de base para redactar las notas de prensa de la película. El interlocutor del cineasta era el escritor francés Pascal Bruckner, autor de la novela Lunas de hiel, que Polanski llevó al cine. Bruckner le pregunta por qué aborda el caso Dreyfus y si como superviviente de la guerra perseguido por el estalinismo en Polonia, sobrevivirá también al “actual macartismo neofeminista”. 

Y responde: “Trabajar, hacer una película como esta me ayuda mucho. En la historia, a veces encuentro momentos que he experimentado, puedo ver la misma determinación de negar los hechos y condenarme por cosas que no he hecho. La mayoría de la gente que me acosa no me conoce y no sabe nada sobre el caso… Mi trabajo no es una terapia. Sin embargo, debo admitir que estoy familiarizado con muchos de los funcionamientos del aparato de persecución que se muestra en la película, y eso me ha inspirado claramente”.

Polanski fue acusado en 1977 de violar a Samantha Geimer. El director admitió que la relación que había mantenido con la menor de 13 años de edad -cuando él tenía 43- era ilícita pero consentida. Por este motivo, fue arrestado y pasó 43 días entre rejas pero poco después pagó una fianza que le garantizó la prisión condicional. Pero antes de que se hiciera pública la sentencia, se filtró que la pena de cárcel podría ser de 50 años y salió del país, por lo que es prófugo de la justicia desde entonces y no puede pisar suelo estadounidense. En 2018, al menos tres mujeres denunciaron abusos por parte del cineasta.

¿Qué hay que tener en cuenta?

La polémica alrededor de la candidatura de Polanski en el festival llegó a su cota más alta este miércoles, cuando la presidenta del jurado de la competición, la cineasta argentina Lucrecia Martel, anunció que no haría acto de presencia en la gala de este viernes en la que se proyectará la película del director polaco. “No voy a asistir porque represento a muchas mujeres que luchamos por cuestiones como esta y no deseo ponerme de pie y aplaudir”, afirmó en una rueda de prensa. Sin embargo, justificaba su presencia en la Mostra: “He visto que la víctima considera el caso cerrado porque cree que Polanski ha cumplido lo que su familia y ella habían pedido. Si la víctima se ve resarcida, ¿qué vamos a hacer nosotros? ¿Ajusticiarle? ¿Negarle la presecia en el festival?”, agregó. 

#Fact

Tres de las películas presentadas en la Mostra el año pasado acabaron nominadas a los Oscar: Roma, La favorita y Ha nacido una estrella. Venecia se ha consolidado como plataforma hacia la Academia de Hollywood. Pero en el caso en que la producción de Polanski se llevara un galardón en el certamen italiano, difícilmente llegaría a los Oscar, pues la Academia emitió en 2018 un comunicado expulsando al actor Bill Cosby y a Polanski después de que 60 mujeres denunciaran abusos sexuales al primero y otras tres culparan al segundo por el mismo motivo.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente