Newtral


El vídeo de un joven que empuja a una señora en Santander es una ficción para un taller universitario
Siguiente

El vídeo de un joven que empuja a una señora en Santander es una ficción para un taller universitario

Se trata del trabajo universitario de un curso de verano de la UIMP celebrado en 2018 que buscaba «reivindicar los derechos de las personas mayores»

Una publicación viral en Facebook comparte un vídeo en el que aparece un joven empujando a una persona mayor con bastón, quedándose con el asiento en el que ella iba a sentarse. Los hechos ocurrieron en un autobús de Santander, pero la situación es ficticia. Se trata del trabajo final de un taller de verano que se celebró en 2018 organizado por la Universidad Internacional Menendez Pelayo (UIMP) llamado ‘Comunicación para pequeños proyectos: del vídeo low cost a la guerrilla‘.

La intención de los alumnos era reivindicar los derechos de las personas mayores. Lo explican en la página web del proyecto, donde además incluyeron otra grabación contando que se trataba de un montaje. Newtral ha hablado con el director del curso de la UIMP, el guionista y realizador Luis López Ramírez y con el alumno protagonista del vídeo, cuyo nombre no se desvela por privacidad. El joven, estudiante de periodismo en ese momento ―ya ha concluido sus estudios―, explica que él y sus compañeros intentaron viralizar el vídeo para concienciar a la ciudadanía «acerca de que a los ancianos nunca se les deja sitio en el autobús».

La idea era lanzar un primer vídeo, el que ahora se comparte con mensajes que dicen que esta situación realmente ocurrió en el autobús, como el de la página de vídeos virales Liveleak. Después publicaron otro, para contar que todo era un montaje que buscaba concienciar a los ciudadanos, pero esta segunda parte no llegó a todo el mundo, según nos cuenta el alumno del taller que aparece en las imágenes y su profesor.

«Nuestra idea fue poner el vídeo en redes sociales, y ahí tenerlo todo más o menos controlado. Generamos lo que queríamos, que se viralizara, pero nadie hizo caso de que era un vídeo fake, que redirigía a una web en la que se contaba la realidad», nos explica el alumno de este experimento. Añade además que se hizo popular sin control debido a que la gente compartía la pieza por Whatsapp sin adjuntar la web en la que se contaba la verdad, ni el vídeo en el que decían que se trataba de un proyecto universitario. En éste los dos protagonistas aparecen dándose un abrazo.

Fotograma del vídeo en el que los alumnos explican que esta situación era ficticia.

Lo mismo nos cuenta Luis López Ramírez, el director del taller que tuvo lugar en julio de 2018. «Fue el proyecto final del curso, de una semana de duración, en el que se crea un plan de comunicación. La intención es mostrar lo fácil que es contar un mensaje falso y que se haga viral en los medios, a pesar de que después se desmienta», nos cuenta. «Lo que comprobamos es que el desmentido ya no importa, sólo el clickbait, los medios que lo publicaron no buscaron la verdad, a pesar de que se les envió el segundo vídeo después», afirma.

Fuentes

 

 

Relacionados

Más vistos

Siguiente