Newtral


Ejecutiva in extremis en el PSOE
Siguiente

Ejecutiva in extremis en el PSOE

El PSOE celebra este miércoles a contrarreloj una reunión de su órgano ejecutivo para estudiar otras alternativas de pactos con Unidas Podemos antes de la segunda y definitiva votación de investidura

Ejecutiva Federal del pasado 18 de julio. (Fuente: PSOE)

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha convocado este miércoles a la Ejecutiva Federal del PSOE para analizar el escenario de pactos con Unidas Podemos. Y lo ha hecho minutos antes de que el Pleno del Congreso rechazara la investidura de Sánchez (124 votos a favor, 170 en contra y 52 abstenciones). 

Así, a las 10.30 horas del miércoles se reunirá el órgano ejecutivo socialista, en la víspera de la segunda y definitiva votación de la investidura, en la que Sánchez necesita una mayoría simple para ser investido como jefe del Ejecutivo. ¿Respaldará la dirección del partido un gobierno de coalición con su “socio preferente”?

¿Por qué es importante?

En las últimas tres semanas, el PSOE ha celebrado dos Ejecutivas Federales para definir las directrices de la negociación con Unidas Podemos. El pasado 8 de julio, la Comisión permanente de la Ejecutiva Federal respaldaba por unanimidad la posición de Sánchez, que se centraba en configurar un “gobierno monocolor” con posibles ministros independientes que debía proponer el líder de Podemos, Pablo Iglesias. En esta reunión se aprobaba también el documento que servía de base para elaborar el discurso de investidura, así como la configuración del equipo negociador. Sobre esta propuesta, el PSOE y la formación morada negociaron durante días sin llegar a un punto común.

A cuatro jornadas de la primera sesión del debate de investidura, Sánchez reunía de nuevo a la Ejecutiva Federal en una tensa jornada en la que en varios medios se filtró cómo Sánchez informaba a la directiva sobre las supuestas exigencias de competencias por parte de Podemos. En esta reunión, además, se difundía un nuevo programa especialmente concebido para cosechar los apoyos de Podemos en la Cámara. Justo después, en una entrevista con ‘Al Rojo Vivo’ de la Sexta, Sánchez reconocía que el principal “escollo” en la negociación era precisamente Iglesias.

¿Cuál es el contexto?

La investidura fallida de Sánchez en primera votación guarda coherencia con el tono de la negociación de la última semana. En la primera sesión del debate de investidura, Sánchez aseguró que su prioridad era formar un gobierno de coalición con Unidas Podemos, aunque abría la puerta a otras fórmulas como un pacto de investidura o de legislatura, que fueron después descartadas por Iglesias, partidario de un Ejecutivo formado por ambos partidos con una representación proporcional. 

En paralelo a la votación, ambos partidos daban muestras públicas de buena voluntad. La portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra, reivindicaba la abstención como “un gesto” de la formación morada, en la línea del “paso al lado” de Iglesias. Y por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, adelantaba que se había aceptado una vicepresidencia de contenido social para Irene Montero, la portavoz de Unidos Podemos en la Cámara baja.

Según informaba ‘El Periódico’, después de una reunión de Sánchez con algunos miembros de su equipo en su despacho el martes, Calvo, se puso en contacto con el secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, para trasladar una nueva oferta consensuada.

¿Qué hay que tener en cuenta?

El artículo 479.3 del Reglamento Federal del PSOE obliga al partido a consultar a la militancia “los acuerdos de Gobierno en los que sea parte”. Por este motivo, el Partido Socialista prevé consultar a sus militantes un hipotético acuerdo de gobierno con Unidas Podemos durante el fin de semana. Como aún no está cerrado, se prevé que la Ejecutiva delegue en su secretario de Organización, José Luis Ábalos, para que convoque esta consulta cuando llegue el momento.

#Fact

En febrero de 2016, Sánchez ya sometió a la militancia el acuerdo alcanzado con Ciudadanos para formar Gobierno tras las elecciones generales de 2015, un pacto que contó con el apoyo del 78,97% de los votantes y que no cristalizó en un Ejecutivo porque para ello era necesario que Podemos se abstuviera, lo que no ocurrió. En esa consulta, que se convocó un martes y se celebró un sábado, participó el 51,70% de las bases socialistas de forma presencial y online.


Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente