Newtral


Argentina blinda sus divisas ante la amenaza de crisis
Siguiente

Argentina blinda sus divisas ante la amenaza de crisis

Argentina refuerza el control en los cambios de divisas para evitar la salida de capital en un clima de recesión, gran inflación, depreciación de la moneda e incertidumbre política y económica del país.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, pronuncia un discurso en el puerto de Buenos Aires. | EFE/ Presidencia De Argentina

Argentina ha decidido restringir la compra de dólares para frenar la salida de divisas del país y así controlar el capital. Con esta nueva medida, las empresas e instituciones deberán tener permiso para comprar divisas, y los exportadores para repatriar las suyas. El Ejecutivo publicó el domingo 1 de septiembre un decreto por el que autoriza al Banco Central de la República Argentina (BCRA) a determinar y plantear esta nueva norma.

¿En qué consisten las restricciones?

La ley se publicó el 1 de septiembre en la web del Boletín Oficial argentino. Con ella, el Banco Central de la República de Argentina determinará los casos en que las compras de divisas en el mercado de cambios y las transferencias al exterior requerirán autorización previa «con base en pautas objetivas en función de las condiciones vigentes en el mercado cambiario y distinguiendo la situación de las personas humanas de la de las personas jurídicas».

Entre las medidas que introduce el Gobierno, la firmas exportadoras no podrán acumular dólares y deberán cambiarlos por pesos cinco días después del cobro. Así, obliga a los exportadores a liquidar divisas en el mercado local y se requerirá una autorización previa para la compra de moneda extranjera en la plaza cambiaria y para realizar transferencias al exterior.

Por su parte, las empresas locales no podrán comprar dólares para amortizar deuda antes de tiempo. Además, según el decreto, los ciudadanos no podrán comprar más de 10.000 dólares mensuales ni hacer transferencias por esta cantidad. Con la pérdida de valor del peso frente al dólar, los ciudadanos prefieren cambiar sus monedas por las estadounidenses para que su dinero no pase a valer menos de un día para otro, como ha ocurrido los últimos meses con la depreciación del peso argentino.

¿Por qué pone estas restricciones?

Macri quiere evitar que la crisis agote las reservas de divisas del país, ya que la salida de capitales se ha acelerado a medida que aumentaba la presión contra el peso. Se calcula que en solo tres semanas el país ha perdido en reservas más de 10.000 millones de dólares en un empeño del Banco Central para tratar de estabilizar el tipo de cambio frente al dólar y frenar la depreciación de la moneda local. A 3 de septiembre de 2019, un dólar está al cambio en 55,9 pesos argentinos.

En el propio decreto se explica que «ante diversos factores que impactaron en la evolución de la economía argentina y la incertidumbre provocada en los mercados financieros», el Gobierno argentino se ha visto «en la necesidad de adoptar una serie de medidas extraordinarias tendientes a asegurar el normal funcionamiento de la economía, sostener el nivel de actividad y empleo y proteger a los consumidores».

Macri anunció a finales de agosto que el Gobierno está «focalizado» en disminuir el impacto inflacionario y la incertidumbre que afecta a los argentinos, así como a defender la estabilidad cambiaria. «Estamos focalizados en lograr reducir el impacto de inflación y de incertidumbre que afecta al bolsillo de los argentinos y por eso también ayer el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, planteó medidas que buscan reducir este riesgo», comentó en una rueda de prensa en Buenos Aires. Según los datos del primer semestre de 2019, la inflación de Argentina alcanzó el 22,4%.

¿Por qué pierde Argentina sus reservas?

La pérdida de reservas en Argentina es un tema que lleva coleando desde hace años. Según las últimas cifras publicadas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) estas se sitúan en los 56.044 millones de dólares. La salida de capitales se ha acelerado a medida que aumentaba la presión contra el peso. Solo en las últimas semanas se calcula que Argentina ha perdido en reservas más de 10.000 millones de dólares en un empeño del Banco Central del país para tratar de estabilizar el tipo de cambio frente al dólar.

Esto se explica, entre otros factores, por la situación política en la que se encuentra el país -Macri ha perdido poder de acción tras perder las primarias presidenciales-, la incertidumbre financiera, la desconfianza de los ciudadanos que aún tienen presente el «corralito» de 2001, y la volatidad del dólar frente al peso argentino. Este último se ha depreciado un 25% desde que el 11 de agosto, cuando el candidato peronista Alberto Fernández ganó las elecciones primarias. Esto explica el cambio de rumbo de Macri, que siempre criticó las restricciones cambiarias fijadas durante el Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015).

Agosto ha sido uno de los peores meses para los mercados financieros que se recuerdan desde la crisis del 2001, cuando se impuso el «corralito» en el país, que restringía la libre disposición del dinero. El pasado mes, la bolsa cayó un 41%, el precio de los bonos se desplomó un 55% y el peso argentino perdió buena parte de su valor.

¿Qué ocurre en Argentina con la deuda?

Argentina, que está en recesión desde 2018, tiene una deuda del 88,5% del PIB, según los datos oficiales del Gobierno de Argentina. De hecho, Macri ha anunciado una serie de medidas para aliviar sus compromisos financieros mediante la búsqueda de la extensión de los plazos de sus vencimientos de deuda, entre ellos aquellos que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien les concedió el año pasado un crédito de 56.300 millones de dólares. Así, el ministro de Finanzas ha pedido una prórroga en los vencimientos de la deuda a corto plazo y la renegociación de la deuda de más largo plazo, tanto en pesos como en dólares, por «dificultades de liquidez».

Fuente:

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente