Newtral


Cuéntalo: un grito inédito de 3 millones de mujeres
Siguiente

Cuéntalo: un grito inédito de 3 millones de mujeres


Rosa tiene que fingir que habla por teléfono cuando vuelve a casa por las noches para evitar que el miedo la paralice. A Angie la violó un amigo en quien confiaba, pero no gritó ni opuso resistencia. Jamás lo contó. De Lu abusaron un grupo de chicos en una discoteca, pero como estaba borracha, pensó durante mucho tiempo que había sido culpa suya. Son tres de las más de 50.000 historias que habían permanecido ocultas hasta que acabaron inundando Twitter con más de 2,75 millones de mensajes. Muchas lo contaron por primera vez. Algunas casi lo gritaron. Lo contaron, para hacer que cuente.

Todo empezó con una mensaje de la periodista Cristina Fallarás. Acababa de anunciarse la sentencia contra La Manada, la primera, un fallo que contemplaba el abuso sexual, pero no la violación, a una joven madrileña en los Sanfermines del 2016. «Tenemos que contar las agresiones, violaciones, compañeras. Este relato nos lo han hurtado. Debemos construirlo para que otras reconozcan», decía el mensaje que acompañó de un hashtag, #Cuéntalo.

En dos semanas hubo casi tres millones de mensajes, en España pero también en Latinoamérica. Lo que antes había sido silencio ahora era trending topic mundial. Y asi se gestó el Proyecto Cuéntalo, con los archiveros Aniol María y Vicenç Ruiz, las periodistas Fallarás y Karma Peiró y el investigador del Centro Nacional de Supercomputación, Fernando Cucchietti, que decidieron analizar los datos de los miles de mensajes y cuyo resultado han cedido a la Administración Pública.

Los resultados son estremecedores: uno de cada diez mensajes relataba un asesinato, historias contadas por otras mujeres en nombre de sus protagonistas; una de cada siete contaba una violación. La mayor parte, el 35,5%, narraba una situación de acoso, y casi un tercio hablaba del miedo a salir, a andar sola… Se relataron más de 3.500 violaciones o agresiones sexuales a menores de 18 años y más de 1.000 a menores de 12.

Muchas hablaron por primera vez. Ahora, su testimonio se guarda para que nunca más vuelva a estar silenciado.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente