Newtral
No se están camuflando antenas 5G «para que la gente no se dé cuenta de que son radioactivas»
Siguiente

No se están camuflando antenas 5G «para que la gente no se dé cuenta de que son radioactivas»

Las empresas de telefonía llevan realizando esta técnica de ocultación de antenas mediante falsos árboles desde 1992, pero su función es decorativa.

Desde que comenzó la crisis sanitaria, se han multiplicado las teorías conspirativas acerca del 5G en redes sociales. Entre ellas, circulan una serie de fotografías que muestran antenas camufladas en el interior de árboles.

Las imágenes van acompañadas de textos que aseguran que el camuflaje es para que «la gente no se de cuenta que son radioactivas y emiten ondas de frecuencia electromagnéticas cancerígenas» o que se preguntan si «controlarán nuestras vidas con las vacunas donde nos incrustarán un nano chip». También se dice que las están camuflando en forma de árboles «para evitar que las destruyan». Aunque las fotografías son reales, las afirmaciones son falsas.

Es cierto que esta acción se realiza, pero no ha comenzado durante el confinamiento. Es una técnica mucho más antigua que la tecnología 5G. De hecho, los servicios públicos hidroeléctricos canadienses realizaron prácticas similares en los años 40. Según explican desde el Archivo de la Ciudad de Toronto, para proporcionar correctamente el servicio, el Sistema Hidroeléctrico de Toronto tenía que ubicar alguna subestación en barrios residenciales. Con el fin de hacer «que sus edificios fueran más aceptables para los vecinos», diseñaron su exterior para que se parecieran a viviendas y no rompieran el aspecto visual del barrio.

Las primeras antenas «camufladas» aparecieron a principios de los noventa

Según empezaron a proliferar las antenas de telefonía, las compañías encargadas de su instalación comenzaron a crearlas en forma de falsos árboles para que tuvieran un menor impacto visual. En 1992, la compañía Valmont Structures creó la primera torre telefónica camuflada «mono-pino» para que las antenas «fueran “invisibles” para la gente». Una técnica que las compañías encargadas de su fabricación no esconden, ya que ofertan sus servicios en sus respectivas webs.

Tal y como revelaron nuestros compañeros del IFCN Colombiacheckc, una de las fotos más virales, vinculada al ocultamiento de una antena 5G en un cactus se publicó en 2009 en el Arizona Daily Star y aparece publicada en una entrada de 2011 en la web Tucson.com. Su autor, James S. Wood ha sido contactado por AFP y ha explicado al medio que vio cómo instalaban la torre de telefonía móvil en las colinas de Tucson y pensó en que «podía convertirse en una linda foto para el periódico».

«Esta torre y muchas otras como ella aún existen en Tucson (…) No existía el 5G en aquel momento» detalla Wood. Efectivamente, la tecnología 5G es muy posterior a esa fecha. Vodafone y Huawei completaron la primera llamada 5G realizada en el mundo en el Mobile World Congress de Barcelona en 2018, mediante una red de prueba.

El 5G no es peligroso ni tiene vinculación con el coronavirus

No existe vinculación entre el 5G y la propagación del coronavirus. Como ya contamos en Newtral.es, la OMS desmintió dicho bulo y no hay evidencias científicas de estas hipótesis. Además, las candidatas a vacuna de la COVID-19 no van a incluir microchips como afirman algunos bulos, por lo que ni las antenas ni la tecnología 5G van a «controlar nuestras vidas».

2020 es el año en que se despliega esta tecnología. Lo que a los usuarios les supondrá comunicaciones más rápidas o con menor retardo también implica la instalación de más antenas, pero la evidencia científica señala que la exposición esperada a las radiaciones no suponen un peligro. La Unión Europea tampoco ha declarado que esta tecnología sea «perjudicial para la Salud Humana y el Medio Ambiente». Es falso.

antenas 5g camufladas arboles

Fuentes

Relacionados

Más vistos

Siguiente