Newtral


4 elecciones generales en 4 años, una cifra de récord en la UE
Siguiente

4 elecciones generales en 4 años, una cifra de récord en la UE

Los cuartos comicios generales celebrados en España desde 2015 iguala la inestabilidad parlamentaria que el país heleno vivió en el peor momento de la crisis del euro, pero en la embajada griega aclaran: «No es comparable». 

Ocho y cuarto de la tarde del martes. Salta la noticia. Tras realizar un ronda de consultas con los partidos, Felipe VI no propone a ningún candidato para la investidura. 140 días después de las elecciones generales del 28-A se confirma que España volverá a las urnas el 10 de noviembre. Las segundas este curso y las cuartas en cuatro años. 

Una suma inédita que, según la última vez que lo preguntó el CIS, no ha hecho sino ir restando la credibilidad que los ciudadanos otorgan a los políticos. En el barómetro del mes de julio -realizado antes de la investidura- , el 38,1% de los españoles los consideraba uno de los principales problemas del país, el mayor porcentaje desde que hay registros.  

Los archivos, esta vez a nivel mundial, tampoco recogían hasta ahora la situación electoral vivida en España. El país se ha convertido en “el único del mundo con 4 elecciones generales en 4 años”, según reconocía el presidente de GAD 3, Narciso Michavila, en Twitter.

El papel de los ‘nuevos partidos’

Entre 2015 y 2019, España ha celebrado tantas elecciones generales como entre los años 2000 y 2011, pero mientras en ese caso el proceso culminó en la investidura de 4 presidentes (Aznar, Zapatero por partida doble y Rajoy), en los últimos años solo el líder popular consiguió conformar un Gobierno en 2016. Lo hizo en la repetición electoral del 26 de junio y gracias al apoyo de Albert Rivera y la abstención del PSOE de la gestora. 

Un puzle de varias piezas cuyo encaje se ha hecho indispensable para cualquier candidato que aspire a la Moncloa desde la aparición de Podemos y Ciudadanos en 2015.  La directora de la Escuela de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid, Paloma Román, otorga a ambos partidos un “doble papel” en este bloqueo: “Por una parte, su mera existencia provoca una fragmentación que antes no había, y eso complica la construcción de mayorías; y por otro lado, también juegan el mismo papel de bloqueadores que las formaciones protagonistas del bipartidismo, ya que han actuado con los mismos parámetros estratégicos”.  

Coincide en esta postura Narciso Michavila que, en respuesta a Newtral.es, señala la fragmentación parlamentaria y “la incapacidad de los partidos tradicionales de comprender que, con menos de un tercio del apoyo electoral, son muy complicados los gobiernos monocolor” como causas de la situación actual. 

El caso de Grecia

El único precedente que se le asemeja al de España es el de Grecia en dos periodos: entre 1989 y 1993 y entre 2012 y 2015. En este último caso, los helenos también fueron 4 veces a las urnas. Sin embargo, tanto desde la embajada griega en España como Narciso Michavila explican a Newtral.es que no son casos equiparables: “No se trata de una repetición de elecciones generales. Se produjo según las reglas de la Constitución”, declaran fuentes diplomáticas que, además, contextualizan: “Entre 2012 y 2015 no hubo acuerdo de los partidos para formar Gobierno, pero intervino el Presidente de la República y nombró un  Ejecutivo y presidente transitorio”, algo no contemplado en la legislación española. 

El sistema electoral griego presenta, en este sentido, una ventaja con respecto al de nuestro país, según Michavila: “Obliga a los partidos a ponerse de acuerdo para formar un gobierno en un plazo muy breve. (Este año) se convocaron elecciones para el 7 de julio y esa misma semana ya tuvieron Gobierno. Nosotros volvemos a las urnas el 10-N y tardaremos en saber si se forma un Ejecutivo o no”. Cabe recordar que, además, el sistema electoral otorga al ganador de las elecciones un bonus de 50 escaños en el Parlamento, factor que ha resultado determinante en la formación del Ejecutivo de Kyriakos Mitsotakis. 

Esta es una opción que Casado ha planteado incorporar a nuestro país pero que, por ahora, no ha pasado de la propuesta. Lo que sí comenzamos a palpar son los aires de precampaña electoral, iniciada -en la práctica- al día siguiente de que Sánchez anunciara la repetición de elecciones. La profesora Román adelanta que será “dura y agresiva” porque, más allá del debate habitual, “ahora también entra en juego quién tiene la culpa de la situación”

Las consecuencias en el electorado

“Bloqueo”, “parálisis” o “vetos” son palabras que han formado parte del vocabulario de los políticos desde julio. A estas, hay que añadir otras que comienzan a oírse en los últimos días: ‘abstención’ y ‘voto útil’, las consecuencias que los expertos prevén que puede tener la repetición de elecciones en los ciudadanos. El único precedente es el del 26 de junio de 2016, la cita con la participación más baja desde 1977. Como entonces, en opinión de la profesora Román, la “fatiga” detrás de esta baja movilización podría afectar ahora más a un lado del espectro que otro: “Lo más probable es que perjudique a las fuerzas de izquierda. Para la derecha, puede ser una  segunda oportunidad”. Por su parte, Michavila apunta el reciente caso de Israel para no descartar ningún escenario: “El pasado martes y contra todo pronóstico, en lugar de bajar, la participación ha subido, en la primeras elecciones repetidas por incapacidad de formar gobierno”. 

Las perspectivas sobre la negociación de un gobierno es, precisamente, el principal aliciente del ‘voto útil’, definido por Paloma Román como decantarse por “una segunda opción con el fin de que esta gane frente a posibles vencedores del espectro ideológico alejado”. En esta línea, sostiene que la repetición electoral podría favorecer a las formaciones más fuertes en detrimento de las minoritarias.  

Para Michavila todavía es pronto para hacer una previsión: “Hay que ver cómo digiere el electorado español volver a las urnas. Ahora está en estado shock”. Un estado que el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián ha definido esta semana con otras palabras: “La gente está hasta los bemoles de nosotros”

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente