Newtral
Polonia elige a su futuro presidente y el destino de los derechos LGTB
Siguiente

Polonia elige a su futuro presidente y el destino de los derechos LGTB

Las elecciones polacas más igualadas de los últimos años culminan el 12 de julio en una segunda vuelta, después de una campaña marcada por el recorte de libertades a la comunidad LGTB

Fotos: Artur Reszko y Mateusz Marek (EFE) | Montaje: Newtral.es

Polonia celebra el 12 de julio la segunda vuelta de las elecciones que determinarán el presidente de la República de los próximos 5 años.

  • El actual mandatario, el nacionalista aunque no euroescéptico Andrzej Duda, espera revalidar su cargo con una candidatura independiente respaldada por el Partido de la Ley y la Justicia (PiS), en el Gobierno desde 2015.
  • Frente a él compite el alcalde de Varsovia, el liberal Rafał Trzaskowski, erigido como estrella ascendente de Plataforma Cívica (PO), el partido que encabezaba hasta 2014 el ex primer ministro y ex presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.
  • La primera ronda electoral se celebró hace dos semanas y arrojó una victoria holgada para el presidente en ejercicio. Pero el voto útil de quienes apoyaron a las candidaturas eliminadas favorece notablemente a su rival y las encuestas, enzarzadas en una discordia augural, reflejan un empate en una de las contiendas más igualadas que ha vivido Polonia en las últimas décadas.

Lo más importante

La primera vuelta de las elecciones tuvo lugar el 28 de junio, después de que el coronavirus obligase a suspender la convocatoria inicial del 10 de mayo. Ningún aspirante superó el 50% de las papeletas y, por tanto, las dos candidaturas más votadas deben medirse una vez más en un balotaje.

  • Duda se alzó con la victoria con el 43,50% de los votos emitidos y Trzaskowski, en segundo lugar con el 30,46% de las papeletas.
  • Descalificados ya de la competición, quedaron en tercera y cuarta posición el católico centrista Szymon Holownia (independiente) y el ultraderechista Krzysztof Bosak (Movimiento Nacional), con el 13,87% y el 6,78%, respectivamente.
  • Lejos de los demás acabaron el democristiano Władysław Kosiniak-Kamysz (Partido Popular Polaco), quinto con el 2,36% de votos, y el socialdemócrata Robert Biedroń (Primavera), sexto con el 2,22%.

¿Cuál es el contexto?

La campaña electoral ha pivotado fundamentalmente sobre una cuestión delicada en la sociedad polaca: el debate sobre los derechos de la comunidad LGTB.

  • En un mitin para su reelección a mediados de junio, Duda acusó al colectivo de promover “ideas dañinas” y apoyó públicamente a un político del PiS que había defendido que “los LGTB no son personas”. El presidente se comprometió entonces a combatir el “adoctrinamiento” perpetrado por dicha “ideología”, que comparó con el “bolchevismo” de la Polonia comunista.
  • El 6 de julio, el mandatario ultraconservador intensificó la carrera presidencial con la firma de la “Carta de la Familia”, un borrador de enmienda constitucional que prohíbe expresamente que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños. Tras refrendar el documento, con el que pretende cimentar en la Ley Fundamental una situación que ya existe de facto, Duda argumentó que “es lo que quiere la mayoría” y que su actuación va encaminada a salvaguardar “a las familias polacas”

Muchos partidarios del presidente consideran que una victoria de su rival contribuiría a destruir los valores tradicionales y católicos del país. Por ello, desde el colectivo LGTB, son múltiples las voces que denuncian que Trzaskowski no se posiciona claramente a favor de sus derechos por miedo a perder votos.

¿Qué hay que tener en cuenta?

En la primera vuelta, el presidente polaco obtuvo un resultado superior a las perspectivas de voto, aunque Trzaskowski mantiene sus opciones en una segunda ronda que se presenta sumamente ajustada.

  • No existe un consenso claro en las encuestas más allá de que el futuro presidente se alzará con una victoria por la mínima.

Todo dependerá de cómo se comporten los votantes de los aspirantes que quedaron fuera en la primera ronda.

  • Duda no tardó en cortejar a los partidarios del ultraderechista Bosak (cuarto; 6,78%), al afirmar un día después de los comicios que los programas de ambas candidaturas guardan puntos en común.
  • Por el contrario, los votantes del católico liberal Holownia (tercero; 13,87%) podrían inclinarse mayoritariamente por Trzaskowski, que aspira a encarnar el cambio para todos los descontentos con la “deriva autoritaria del PiS”. Lo mismo ocurriría con los afines al socioliberal Biedroń (sexto; 2,22%), único candidato que defiende explícitamente el matrimonio igualitario y la separación entre Iglesia y Estado.

De acuerdo con el ex jefe del Centro de Análisis Estratégico del Gobierno Waldemar Paruch, en la segunda ronda entrarán en juego los “miedos” de la sociedad polaca y será decisivo el porcentaje de participación.

  • La abstención, sobre todo en los núcleos urbanos, de tradición más progresista, ha beneficiado históricamente al PiS y, por ende, favorece a Duda, que toma su fuerza de las zonas rurales del país, según explicó el politólogo en una entrevista a la Agencia Polaca de Noticias (PAP).

#Fact

Lejos de cumplirse las expectativas de baja participación por el contexto de pandemia, el voto en la primera vuelta ha sido significativamente alto.

  • A la cita del 28 de junio acudió el 64,51% del electorado –casi 30 millones de papeletas–, el dato más elevado en unas presidenciales desde noviembre de 1995 (64,70%), cuando se enfrentaron Lech Wałęsa y Aleksander Kwasniewski.
  • La cifra contrasta con la de las últimas elecciones, celebradas en mayo de 2015, en las que apenas participó el 48,96% del censo.
  • En los comicios actuales, los polacos pueden votar tanto de manera presencial como por correo, una doble vía que aprobó en mayo el Sejm (Congreso) con la modificación de la ley electoral.

Descárgate Pronóstika
iOS | Android

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente