Newtral
La conferencia que dibujó las dos Alemanias… y una Guerra Fría
Siguiente

La conferencia que dibujó las dos Alemanias… y una Guerra Fría

Hoy se cumplen 75 años de la Conferencia de Yalta, la reunión decisiva que diseñó la Europa que quedaría tras la derrota nazi

Winston S. Churchill, Franklin D. Roosevelt y Josef Stalin. Febr. 1945. (Army)

4 de febrero de 1945. Tal día como hoy hace 75 años se reunían en Yalta (Crimea) los ‘Tres Grandes’ a repartirse lo poco que quedaba en pie de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. Pero esto no trajo una paz duradera, aunque tampoco un conflicto bélico.

La guerra que enfrentó a las potencias del Eje contra los Aliados terminó con la derrota del Tercer Reich. Pero antes de que se oficializara la victoria, el mariscal soviético Iósif Stalin ideó una reunión con los otros líderes de las principales potencias de su bando: el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt y el primer ministro británico Winston Churchill. Una vez los dos angloparlantes dieron el visto bueno, acordaron reunirse en el palacio de Livadia, a tres kilómetros de Yalta (Crimea).

Churchill propuso el nombre de Operación Argonauta para llamar así a la reunión en clave y evitar ser interceptados. La situación era la siguiente: una Alemania a las puertas de la derrota, completamente rodeada y atacada por todos los flancos, y un Japón que se negaba a admitir su rendición, pero que se encontraba al borde del colapso.

El cambio de los soviéticos

La guerra había comenzado con la invasión nazi de Polonia. La URSS se había repartido con Alemania en 1939 el territorio polaco, pero los británicos y los franceses les declararon la guerra. Sin embargo, en el momento de la Conferencia, los soviéticos ya llevaban años luchando contra las fuerzas alemanas y del Eje, desde que Hitler invadió la URSS en 1941.

Las negociaciones en Yalta no fueron fáciles: cada representante tenía su propio objetivo: mientras que Reino Unido estaba interesado por debatir el tema polaco, a la URSS le interesaba más repartirse Alemania. Y Estados Unidos, completamente ajeno a las disputas por territorios europeos, tenía especial interés en formar la sociedad de Naciones Unidas.

Mundo bipolar

Al final de esta conferencia salieron dos grandes polos de influencia que terminarían cristalizando en un enfrentamiento que más tarde se bautizó como “la Guerra Fría”: Estados Unidos, que logró sacar adelante su propuesta de las Naciones Unidas; y la Unión Soviética. Los dos gigantes seguirán creciendo y terminarían confrontados.

Sobre el desarrollo de la cumbre en sí, el 4 de febrero de 1945 los líderes se reunieron para debatir cuestiones militares que, a pocos meses de la rendición definitiva de Alemania, ya tenían poca trascendencia. El segundo día se habló de reparto territorial y económico: se debatió sobre el coste de reparaciones que los vencedores exigirían a Alemania, y sobre cómo se repartirían el territorio alemán. De este debate surgieron las Repúblicas Federal y Democrática alemanas que dividieron Berlín durante años.

Con los temas preferentes de los soviéticos tratados, el tercer día se empezaron a resolver las demandas del dirigente norteamericano: la Organización de las Naciones Unidas. Después del fracaso de Wilson por intentar implantar la Sociedad de Naciones tras la Primera Guerra Mundial, Roosevelt propuso la novedad de crear un Consejo de Seguridad formado por un núcleo duro de distintas potencias que liderase la organización.Y el último tema, que abarcó el resto del tiempo, fue la decisión de qué hacer con Polonia, país que acabó bajo la órbita soviética. 

Fuentes:

70 años de la Conferencia de Yalta, Daria Bryantseva, DW (04/02/2015)

–  Conferencia de Yalta: los ‘Tres Grandes’ y el nuevo mundo, Julio Martín Alarcón, El Mundo (04/02/2015)

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente