Newtral


Estas imágenes de la Tierra son recreaciones, no fotos de la misión Chandrayaan-2
Siguiente

Estas imágenes de la Tierra son recreaciones, no fotos de la misión Chandrayaan-2

Mensaje sobre rénders ajenos a la misión Chadrayaan

Se trata de recreaciones artísticas o renderizadas, algunas disponibles en el banco de imágenes genéricas Shutterstock y nada tienen que ver con misión espacial alguna. Es FALSO

Mensaje sobre rénderes ajenos a la misión Chadrayaan
Mensaje sobre renderizados ajenos a la misión Chadrayaan

Las fotos están circulando también por Facebook, con algunas variaciones, desde finales de julio. Con una búsqueda inversa en Google terminamos llegando hasta la web de este popular repositorio de fotos e ilustraciones comerciales. En concreto, destaca una del artista Mike Kiev, que también se muestra su perfil de Devianart, web y foro especializado en artes visuales. Se trata de rénderes o imágenes generadas por ordenador.

Por otro lado, la misión Chandrayaan-2 (y no «Chadrayan*», como dice el mensaje) ha enviado desde el 3 de agosto fotos de la Tierra, pero a una distancia mucho más cercana de la de las recreaciones. Lanzada el 22 de julio, su destino es polo sur de la Luna, donde pondrá un róver o vehículo de exploración robótico, como ya os contamos aquí. Los datos, fotos incluidas, son transmitidos a la Tierra a través del orbitador del mismo nombre.

Los cálculos de la agencia espacial india contemplan la entrada en la órbita lunar el 20 de agosto y el alunizaje el 7 de septiembre, por cuanto la fotografía supuestamente tomada desde la superficie del satélite no puede ser real. Todos estos datos están disponibles en el manual básico colgado en las web de la agencia india ISRO.

Bellas, pero físicamente imposibles

Es habitual que en recreaciones gráficas de los astros se den imprecisiones en pro de una carga artística. También se simplifican elementos o proporciones. En este caso, claramente, no hay ninguna intencionalidad científica, puesto que todas las imágenes incurren en visualizaciones que no se corresponden con la realidad.

Rénders difundidos vs. correspondiente reales en foto
Rénderes difundidos vs. correspondientes reales en foto

La primera muestra nubes a una altura y con un tamaño totalmente desproporcionados. La atmósfera se eleva unos 6 a 20 km por encima de nuestras cabezas (en nuestras latitudes, unos 20km). En la capa más baja, la troposfera, es donde se generan y ascienden las nubes, hasta los 13 kilómetros. En proporción, las nubes mostradas en la recreación estarían a más de 300 km de altura, prácticamente la altura a la que flota la Estación Espacial Internacional (EEI).

Además, la representación no es consistente con la distribución nubosa, dato que la radiación solar no es uniforme en la realidad, y eso tiene consecuencias. «Las nubes que se ven en la fotografía son con gran desarrollo vertical y horizontal de forma diagonal –señala a Newtral la física meteoróloga Núria Seró (@nuria_sero)–. Sin embargo, las corrientes dividen el globo terráqueo en franjas horizontales. En la latitud de 60º (tanto norte como sur) y en el ecuador hay convergencia, en los 30º (de ambos hemisferios) hay divergencia. En grandes rasgos la convergencia hace que se formen nubes y la divergencia todo lo contrario, que el cielo esté despejado. Por eso, una nube continua desde el polo norte al polo sur es imposible», precisa la también presentadora del tiempo.

La segunda de ellas, muestra un eclipse de Sol en la Luna. Por supuesto que se dan eclipses en la Luna, como explica en este pódcast de Newtral la astrónoma Eva Villaver. Es más, un eclipse de Sol en la Luna implica uno de Luna en la Tierra. En este caso, más que de un rénder, se trata de un montaje. La parte de la Tierra se corresponde con una ilustración-collage de Hana Gartstein de 2007, recogido en la web de NASA. Sin embargo, en la imagen se observa el suelo iluminado plenamente, al punto de darse sombras. Eso sí, las sombras implican que hay una iluminación procedente del lado izquierdo. El Sol está (cubierto) al frente.

Respecto a las imágenes de las auroras boreales y australes, ocurre como con las nubes: hay una desproporción y una sospechosa ausencia de nubes. Se dan típicamente en alturas que no se corresponden con la imagen recreada. En su caso, en ionosfera baja, esto es, entre los 80 y no más de 200 km de altura. Es cierto que las rojizas son las que se generan más alto (frente a las de brillo verdoso). La ilustración, creada por el artista de la NASA Walt Feimer, exagera el efecto luminoso para visualizar otra cosa: subtormentas electromagnéticas de energía del Sol atrapada en el campo magnético de la Tierra.

La física Melanie Windridge lo explica con todo detalle en su libro Aurora, así como en su blog, donde también deshace algunos mitos o errores comunes sobre el origen de las auroras. En este material de la NASA también se explican los conceptos básicos.

Respecto a las proporciones, entre la Tierra y la Luna hay de media 384.440 km. Es decir, cabrían unos cuantos planetas del sistema solar entre medias. Por tanto, la imagen que muestra a ambos cuerpos a semejante distancia está totalmente desproporcionada (también es de Shutterstock). Por otro lado, pinta una Luna diminuta en comparación. La NASA propone esta visualización a escala (aunque la órbita real es elíptica):

 

Fuentes consultadas:

Relacionados

Más vistos

Siguiente