Newtral
El uso de mascarillas no produce hipoxia
Siguiente

El uso de mascarillas no produce hipoxia

Las mascarillas retienen las partículas no los gases. Por tanto las mascarillas sí dejan pasar el oxígeno y dióxido de carbono. La principal causa de hipoxia son las enfermedades pulmonares.

Foto | Chema Moya (EFE)

Circula en la red un mensaje que indica que “el uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia”, es decir, una disminución del oxígeno disponible en los tejidos del organismo. El motivo, “respirar una y otra vez aire exhalado” ya que indican que este “se convierte en dióxido de carbono” y esto produce que nos sintamos “mareados” y lleguemos incluso a tener “pérdidas de reflejos y de pensamiento consciente”. 

Además, el mensaje explica que “es recomendable” utilizar las mascarillas “solo si tienes a alguien enfrente o muy cercano” y que “es importante recordar levantarlo cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable”. 

Esto es FALSO. 

Tal y como explicado a Newtral.es el doctor y catedrático de Salud Pública Francisco Guillén Grima, también Director de Medicina Preventiva en la Clínica de la Universidad de Navarra, “todas las mascarillas que se encuentran el mercado retienen las partículas, pero dejan pasar los gases, entre los que se encuentra el oxígeno y el CO2”. Por lo que las mascarillas no producen hipoxia. 

Es más, el doctor Raúl Galera, Neumólogo del Hospital La Paz, nos explica que “la hipoxia puede ser totalmente asintomática”, aunque con la pandemia sí se ha visto que es una respuesta que se puede dar por parte del sistema inmune en “los pacientes con neumonía por COVID-19”

Según explica el Dr. Guillén, las principales causas de hipoxia son “enfermedades pulmonares como la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva crónica), enfisema, bronquitis, edema de pulmón, enfermedades cardíacas, apnea del sueño, fibrosis pulmonar”, o “estar en lugares muy elevados en donde hay poco oxígeno, lo que se denomina mal de altura por ejemplo el Himalaya, La Paz (Bolivia), Machu Picchu (Perú)” e incluso como resultado del tratamiento con “algunos analgésicos muy potentes”.

El bulo también indica que la situación de hipoxia se acentuaría cuando la persona que lleva la mascarilla “debe movilizarse” o “realiza acciones de desplazamiento”, como por ejemplo andar o correr. Pero esto también es falso. Es más, según indica el Dr. Galera, “cuando corres aumentas la ventilación”. 

En este sentido el Dr. Guillén pone el foco en que aunque es cierto que “el usar mascarillas quirúrgicas cuando se está haciendo deporte puede hacer que sea más dificultoso respirar, no tiene que acentuar una hipoxia”. Y pone como ejemplo que “antes del COVID ya era habitual ver en las ciudades ciclistas usando mascarillas para protegerse de las partículas emitidas por los automóviles.”

Asimismo, es importante recordar que no es recomendable levantar la mascarilla “cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable”, como indica el mensaje. El uso de mascarillas es obligatorio en España desde el 21 de mayo.  Esta norma es imperativa para mayores de seis años en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público, cuando no sea posible mantener una distancia de dos metros. Para los niños de entre 3 y 5 años, el uso de mascarillas es “recomendable”.

El carácter obligatorio del uso de mascarillas excluye cuatro supuestos: personas con dificultades respiratorias; personas para las que llevarla “resulte contraindicado” por motivos de salud, discapacidad o dependencia; en el caso de actividades incompatibles con su utilización, y causa de fuerza mayor o situación de necesidad. 

Este mensaje, al igual que suele ocurrir con este tipo de bulos, ha circulado por distintos países de habla hispana. Periodistas de equipos de verificación acreditados por la red internacional de fact-checking (IFCN), como son las agencias AFP, AP o Chequeando, han recogido la explicación de distintos expertos, aquí en Chile, aquí en México o aquí en Argentina, que coinciden en que el uso de estas mascarillas no provoca hipoxia.

Fuentes

Y recuerda, si escuchas lo que dice un político y crees que es mentira, o te llega algo que tiene pinta de ser un fake, escríbenos al +34 682 58 96 64 con tu consulta o pincha sobre el número si nos lees desde tu móvil para que lo verifiquemos por ti

Relacionados

Más vistos

Siguiente