Newtral
De las PCR a los test de anticuerpos: el riesgo de los falsos negativos
https://player.vimeo.com/external/409492046.hd.mp4?s=90c02ae99bab15e4fa31eba5a4aefcccba20fd2d&profile_id=175

De las PCR a los test de anticuerpos: el riesgo de los falsos negativos

En España se están realizando dos grandes tipos de pruebas para detectar el coronavirus: las PCR y los test de anticuerpos en sangre. Las dos pueden ser ‘rápidas’, pero no hacerlas en el momento preciso puede dar falsos resultados.

¿Se han colado como resultados negativos casos de personas que sí estaban contagiadas por coronavirus? Es la gran duda que asalta al ámbito epidemiológico, junto a otra: ¿Se colaron entre las gripes de febrero –y quién sabe si de enero– casos de COVID-19?

Para la segunda pregunta hay pistas, en China, que hacen pensar que el virus circuló libremente en Wuhan desde principios de 2020 e incluso antes. Muestras en pacientes de gripe, analizadas a posteriori, revelan que ahí había virus del SARS-CoV-2 y no del la influenza.

En España, el responsable de CCAES, Fernando Simón, dijo el pasado miércoles que no era descartable que varios casos de COVID-19 se enmascarasen en gripes hospitalizadas cuando aún no se hacían tests.

Entre quienes, con la infección activa, se les ha hecho el diagnóstico genético por la clásica PCR, es fácil saber si hay virus o no desde mediados de enero, en que se secuenció en genoma del coronavirus. Pero, el la carrera contrarreloj por conocer el comportamiento de este patógeno, quizás se nos colaron un buen puñado de casos indetectados al calor del test.

Te contamos en este reportaje lo que las mutaciones españolas nos dicen del coronavirus

«Mi opinión es que es posible que con PCR se nos estén escapando diagnósticos». Quien habla así es la responsable de diagnosis genética del Complejo Hospitalario Universitario da Coruña (CHUAC). Toda una experta en los test de los que se está hablando estos días y que ve a diario en su hospital.

Para la también representante de España en el área de Microbiología del Comité Multidisciplinario de Control de Infecciones, pueden darse estos falsos negativos en PCR si la prueba no se hace en el momento adecuado y si no se refuerza el diagnóstico con tests complementarios, retrato más habitual al del comienzo de la epidemia en España.

La doctora aclara: «Si el paciente tiene sintomatología y entra en un contexto clínico, es más difícil [que escape al diagnóstico] y queda ingresado». O sea, no pasa desapercibido para el sistema. «Otra cosa son los asintomáticos a los que se les haya hecho la PCR en la segunda semana [de la infección]».

Ahora sabemos que el momento en que se haga cada tipo de test es crucial para detectar el virus. De la misma manera que sabemos que en los primeros días de la infección (incluso un poco antes de presentarse los síntomas) es cuando más virus hay en la garganta y fosas nasales.

En la actualidad, se están haciendo análisis a personas candidatas a haberse contagiado, por ejemplo, por su cercanía a otros diagnosticados o personal expuesto. Este domingo, el Ministerio de Sanidad aportaba los datos de contagios sin síntomas reportados por una decena de administraciones autonómicas: 2.526 positivos conocidos asintomáticos.

La combinación de tests para acertar

Existen tres grupos de pruebas diagnósticas para el SARS-CoV-2: las RT-PCR, los test de antígeno en muestras y los test serológicos de anticuerpos. En el caso de los últimos, pueden ser más o menos sensibles y afinar hasta el tipo de anticuerpo generado y, por tanto, el momento de la infección en que se encuentra el paciente.

  • Test RT-PCR: Son pruebas a partir de muestras tomadas con un bastoncillo en garganta o fosas nasales. De ellas interesa el código genético del virus, el ARN. La muestra se analiza en laboratorios de los hospitales o en máquinas ligeras semiautomáticas. Requiere reactivos químicos y personal especializado. Puede tardar entre cuatro y algo más de una hora en estar el resultado.
  • Test de antígeno: Es un tipo de prueba rápida que detecta trozos del virus en la muestra de garganta o nariz. Suelen funcionar con anticuerpos de laboratorio. Al exponerlos a proteínas del virus, se acoplan, dando el positivo. El problema es que su fiabilidad es inferior al 30%. «Había muy pocos fabricantes y poco conocimiento científico. La mayor decepción vino por ahí». Son los famosos 50.000 test baratos fallidos aunque, como explica aquí El Confidencial, no es que estuvieran exactamente defectuosos. Es que debieron considerarse complementarios.
  • Test serológicos de anticuerpos: Son los que de forma mayoritaria se han empezado a usar y permiten no sólo identificar una infección activa, sino si se ha pasado ya la enfermedad. No dan datos fiables hasta, aproximadamente, el quinto o séptimo día de infección, que es cuando empiezan a generarse anticuerpos detectables. Algunos estudios dicen que si se hace en el momento adecuado, la prueba tiene una sensibilidad de más de 80%.

De manera natural, tras un ataque vírico el organismo genera anticuerpos, que son una forma de activar las defensas propias. Los test serológicos son capaces, a partir de unas gotas de sangre del dedo, de detectar esos anticuerpos. Los hay temporales y duraderos.

Lee aquí todo sobre cómo nuestro cuerpo genera inmunidad y el riesgo de rebrotes

La mayoría de test rápidos son simples y no entran a distinguir entre un tipo u otro de anticuerpo. En la tira aparece una C que debe siempre tener una marca (de control, demostrando que el test funciona) y una T, que si se activa, implica la presencia de algún tipo de anticuerpo, como las marcas de un test de embarazo. La técnica típica es la inmunocromatografía, que tarda unos 10 minutos.

«En un futuro próximo veremos otros de cuantificación de anticuerpos se hace con aparatos a mayor escala, con técnicas como la llamada ELISA», señala Tomás.

Esto no nos dice, en realidad, sólo nos confirma que las células de la persona se han expuesto al virus. Pero no cuándo. Así que pueden ser un complemento para PCR dudosas o para saber si una población ha pasado la enfermedad sin entersarse.

«Nosotros estamos haciendo PCR, si da negativa y hay una sospecha clínica, usamos test de anticuerpos totales», explica la doctora. «Si nos sale positivo, ya diferenciamos, con test de otra casa comercial, de qué tipo de anticuerpos es seropositiva la persona».

Distintos estudios arrojan varias ventanas de efectividad del las PCR. En general, a partir de la segunda semana disminuye su grado de acierto.

La clave es hacer el test adecuado en la semana adecuada de la infección. Las PCR van perdiendo fiabilidad tras la primera semana. Y es ahí cuando interesan los test de anticuerpos.

Hay unos anticuerpos que aparecen primero: las inmunoglobulinas M (IgM). Después son sustituidos por los anticuerpos de memoria, los que, en teoría, perduran con el tiempo y nos dan cierta inmunidad. Estas son las inmuniglobulinas G.

Por eso, para saber si hay una infección activa pero medimos relativamente tarde, sólo resulta eficaz combinar la PCR (que puede salir negativa) con un test de sangre muy sensible, que nos diga si hay IgM, lo que delataría una infección actual, aun con test genético que diga que no.

«Utilizar test serológicos en contextos no adecuados puede llevarnos, también, a falsos negativos»

El problema es que ahora, de entre los serológicos, estamos usando masivamente los test de anticuerpos totales, sin distinguir los efímeros de los de memoria inmuniaria. «Utilizarlos en un contexto no adecuado puede darnos resultados no fiables. Por ejemplo, en ancianos con alteraciones inmunes (tienen menos capacidad para fabricar anticuerpos), ahí yo creo que la PCR tiene una adecuada sensibilidad», explica la doctora Tomás.

Según explican desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), «si hay escasez de reactivos y con objeto de aumentar la rapidez diagnóstica y teniendo en cuenta la elevada
carga de enfermedad del proceso en nuestro medio, se debería hacer la prueba confirmatoria sólo cuando la situación clínica lo requiera o los resultados del primer estudio fuesen dudoso».

¿Tendremos un mapa de la infección que nos diga, en breve: quién la ha pasado y quién la está pasando? «En pacientes asintomáticos menores de 50 años, para hacer un estudio de seroprevalencia, sí que están saliendo los anticuerpos positivos con una sensubilidad superior al 60% o 70%. Depende mucho del grupo de población», concluye la doctora Tomás.

92 Comentarios

  • Hola, me he hecho un test rápido de antícuerpos. IgM y igG me han salido positivo. Me han hecho una PCR y ha salido negativa. Puedo estar tranquila de que no soy fuente de contagio? Es fiable el test rápido?

    • Ojalá esto te ayude:
      En el texto dice «Por eso, para saber si hay una infección activa pero medimos relativamente tarde, sólo resulta eficaz combinar la PCR (que puede salir negativa) con un test de sangre muy sensible, que nos diga si hay IgM, lo que delataría una infección actual, aun con test genético que diga que no.»
      Aún así, te recomiendo consultar con tu médico de cabecera.

    • te aseguro que no hay ningun test que sea fiable al 100% y si das positivo y despues negativo te aseguro que puedes dar otra vez positivo con PCR o en SANGRE

  • Sali negativo por pcr ya que me la hice casi 14 días después. Me hice la rx y era sugestiva de covid. Estoy esperando la del conteo de anticuerpos.

¿Quieres comentar?

Relacionados

Más vistos

Siguiente